Entretenimiento

En China llueven pulpos, estrellas de mar y gambas (y tiene una explicación)

china-lluvia-pulpos

Un fuerte tornado que cruzó la ciudad de Qingdao (China) hace unas semanas hizo que llovieran pulpos, gambas y estrellas de mar sobre los coches. No te pierdas las fotos.

La Biblia nos habla de las plagas de ranas que cayeron sobre Egipto en la época de Moisés. También hemos visto caer peces del cielo. Pero lo último que esperas cuando estás montado en tu coche en mitad de un atasco, es que comiencen a caer sobre el capó animales marinos.

Y es que hace unas semanas, en China, llovieron pulpos, gambas, estrellas de mar y moluscos, y no es ninguna broma. De hecho, hay una explicación científica muy sencilla.

El curioso fenómeno tuvo lugar en la pequeña ciudad china de Qingdao, una urbe costera famosa por su marisco. Las redes sociales chinas comenzaron a llenarse de fotos de animales marinos que cayeron del cielo en un día de lluvia, sobre los coches que circulan por la ciudad. En esta imagen vemos cómo un par de gambas reposan sobre el limpiaparabrisas, y una especie de almeja aterrizó sobre la luna de un coche, afortunadamente sin provocar daños:

China

En la foto de apertura se puede ver cómo un pulpo chocó contra un escaparate, y una estrella de mar reposaba tranquilamente sobre el techo de cristal de un vehículo.

Pero, ¿por qué en China llovieron pulpos, gambas, estrellas de mar y moluscos?

Todo se debió a un tornado proveniente del mar que azotó hace un par de semanas la ciudad de Qingdao. El tornado engulló animales marinos durante su paso por la superficie del océano, y los dejó caer sobre los habitantes de Qingdao, la ciudad más próxima a la costa.

Más allá de la anécdota, esta curiosa lluvia de marisco supuso un cierto peligro para los ciudadanos, ya que un molusco con una dura cáscara, como el que se ve en la fotografía, si cae del cielo a gran velocidad tiene el peligro de una piedra del tamaño de un puño, y puede romper una luna o provocar una lesión importante, si te cae en la cabeza.

Pero no solo caen animales marinos sobre los coches de Qingdao. Algunos afortunados han visto aterrizar billetes de cien yuanes sobre su parabrisas:

China

Literalmente, un regalo caído del cielo cuando estás en medio de un atasco bajo una fuerte lluvia…

Sobre el autor de este artículo

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.