Ciber Cultura Tendencias

El Vaticano digitalizará 82.000 manuscritos, algunos de hace más de 2.000 años

Biblioteca Vaticana

Cerca de 82.000 documentos de la Biblioteca Vaticana verán la luz próximamente en formato digital, entre ellos una carta de San Pedro y la primera Biblia de Gutenberg.

Si hace unos días os contábamos la iniciativa que pretende digitalizar todos los escritos de Abraham Lincoln con el objetivo de preservar su legado eternamente, ahora hemos sabido nuevos datos sobre el proyecto que el mismísimo Vaticano inició hace un año para digitalizar parte de su inmensa colección de documentos religiosos e históricos, algunos datados en hace más de 2.000 años.

Por todos es sabido que la Iglesia Católica conserva algunos de los textos más antiguos de la humanidad, los que explican el germen de la sociedad medieval y la cultura occidental. También se ha especulado en cientos de ocasiones con que parte de sus documentos clasificados explicarían la mayoría de los complots y conjuras políticas de la antigüedad. Incluso libros y películas como ‘El código Da Vinci’ se han hecho eco de estas leyendas urbanas.

Con esta iniciativa, la férrea y (casi) inexpugnable Biblioteca Vaticana abrirá gran parte de sus documentos a toda la sociedad. En concreto, serán casi 82.000 documentos los que esta institución planea digitalizar y subir a un sitio web para que cualquier pueda acceder a ellos, desde cualquier lugar del mundo. Por el momento, el Vaticano ya ha digitalizado cerca de 10.000 manuscritos, la octava parte de todo el catálogo que se planea abrir al público.

Documentos clave para entender nuestro mundo

Entre estos miles de documentos se encuentran algunos textos fundamentales para entender nuestra civilización. Por ejemplo, uno de los archivos que verán la luz es una carta de San Pedro, con más de 2.000 años de antigüedad, cuyo estado de extrema fragilidad había impedido que el gran público pudiera observarla.

Carta de San Pedro

También se digitalizará la primera Biblia producida por Gutenberg con la imprenta, datada entre 1951 y 1955. Sin embargo, no todo son documentos religiosos sino que también hay poemas del romano Virgilio o manuscritos aztecas, así como toda clase de documentos elaborados en los misteriosos monasterios medievales de media Europa.

¿Cómo llevarán a cabo la digitalización?

La Biblioteca Vaticana ha dedicado importantes recursos humanos a esta iniciativa, con el objetivo de que expertos en conservación se aseguren de la correcta manipulación de los archivos y de su clasificación en la futura base de datos. Ya en 2014 presentó una alianza con la japonesa y la empresa japonesa NTT DATA para trabajar en todo este proyecto.

Todos los documentos del Vaticano serán guardados en FIST, un formato de código abierto que no tiene límite de tamaño, con lo que se podrán guardar los textos en la máxima calidad y con todo lujo de detalles para su estudio paleográfico posterior. A su vez, el almacenamiento de toda esta información correrá a cargo de EMC, compañía que ha firmado recientemente un acuerdo con la Santa Sede para donar 2,8 petabytes de ‘storage’, que calculan dará soporte a unos 40 millones de páginas de manuscritos.

Todos los archivos cumplirán con los estándares ISO de digitalización y serán explotados con herramientas de Big Data y Data Analytics para detectar nuevos datos sobre dichos textos, como el origen del mismo o aclarar la fecha en aquellos documentos sobre los que se albergan dudas.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • R. Labato

    Una corrección con la fecha de la primera impresión de la Biblia por Gutenberg deberìa ser unos 500 años antes de lo mencionada, o sea, 1451-1455