Entretenimiento

El primer traductor de pensamientos perrunos a lenguaje humano ya es una realidad

Escrito por Elías Notario

Un pequeño laboratorio de investigación escandinavo ha desarrollado el primer dispositivo capaz de traducir los pensamientos de los perros a lenguaje humano

Si tienes perro seguro que en más de una ocasión te has dado cuenta de que algo le pasa o quiere pero tú no sabes lo que es. A todos nos ha ocurrido y justo es lo que soluciona No More Woof, el primer dispositivo electrónico que permite traducir los pensamientos de los perros a lenguaje humano.

¿Lo qué? Aunque aún no te lo creas, no es una broma ni un cacharro de los que venden en la tele. Detrás del invento hay gente seria, en concreto los chicos de Nordic Society for Invention and Discovery, un pequeño laboratorio de investigación escandinavo que ahora ha decidido abrir una campaña en Indiegogo para recaudar dinero y poder continuar desarrollando No More Woof.

De momento ya han creado un prototipo funcional que de manera resumida funciona tal que así: una serie de electrodos capturan los patrones de ondas generados por el cerebro del perro asociados a sensaciones concretas -”tengo hambre”, “quiero hacer pis”, etc.-, y una vez capturados e identificada la sensación a la que corresponden son traducidos a lenguaje humano en forma de mensajes audibles tras procesarlos mediante un Raspberry Pi.

Es decir, que si a tu perro Rufo le entraran ganas de comer y llevara puesto en la cabeza el No More Woof, este detectaría los patrones de ondas cerebrales asociados a esa sensación y soltaría un mensaje de audio en lenguaje humano (¡Tengo hambre! en este caso).

“¡Lo quiero!”, estaréis pensando muchos. Si eres uno de ellos, puedes pedir con anticipación alguno de los modelos de No More Woof disponibles a través de la campaña en Indiegogo del proyecto. Ahora bien, debes saber dos cosas: una, que sólo tendrás el dispositivo si la campaña alcanza el objetivo económico marcado (10.000 dólares, van por unos 3.500 dólares y en 58 días llegará a su fin), y dos, que elijas el modelo que elijas el mismo será bastante rudimentario (ninguno reconoce más de cinco “sensaciones”, sólo soportan el idioma inglés, puede no funcionar del todo bien dependiendo la raza de perro…).

Termine No More Woof convirtiéndose en un dispositivo digno del sector de la electrónica de consumo o no, lo que sí deja claro es que en el futuro la comunicación entre los perros y los seres humanos será radicalmente diferente a la de hoy en día.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com