Entretenimiento

El Partido Pirata podría liderar el próximo gobierno islandés

Escrito por Marcos Merino

El partido de los ciberactivistas de Islandia podría beneficiarse del escándalo de los ‘Papeles de Panamá’ y convertirse en el partido más votado del Althing.

El pasado mes de abril, el escándalo de los Panama Papers golpeó de lleno al primer ministro islandés Sigmundur Davíð Gunnlaugsson (del liberal Partido Progresista), al hacerse público que había invertido en bonos de bancos desde paraísos fiscales. Tras una semana tensa, que transcurrió entre amagos de dimisión y protestas en la calle, gobierno y oposición acordaron convocar elecciones legislativas anticipadas para el próximo día 29 de octubre.

El descontento provocado por el escándalo podría dar lugar, según los analistas, a un cambio del color del ejecutivo islandés, actualmente formado por los liberales de Gunnlaugsson en coalición con el conservador Partido de la Independencia. Y, según las encuestas, la formación ganadora de las nuevas elecciones (y responsable, por tanto, de la formación del nuevo gobierno) podría ser el Partido Pirata que liderada Birgitta Jónsdóttir, y que actualmente ocupa el 6º puesto, con 3 escaños podrían convertirse en 18-20, según los sondeos.

La plataforma ideológica de los piratas se asienta en propuestas como la inclusión de mecanismos de transparencia directa, la mejora de la transparencia, la elaboración de una nueva constitución y proporcionar asilo Edward Snowden. Para lograr esto, su estrategia se basa en movilizar a los jóvenes para que vayan a votar, para lo cual han llegado a solicitar a Niantic de que lleve Pokémon GO a su país y convierta los colegios electorales en ‘pokeparadas’.

Birgitta Jónsdóttir, la actual portavoz pirata en el Althing (cámara legislativa) explicaba al Guardian que lo que está ocurriendo es “extraño y muy emocionante. Pero ahora estamos bien preparados”. El Partido Pirata islandés fue fundado hace 4 años por un grupo de activistas y hackers que se inspiraban en el modelo de los piratas suecos, que habían llegado en 2009 al Parlamento Europeo. Jónsdóttir era entonces diputada por la formación centrista ‘El Movimiento’, pero había establecido ya lazos con el líder de Wikileaks, Julian Assange, tras la visita de éste a la isla en 2010.

Según la politóloga islandesa Eva Heida Önnudóttir, cuando ganaron sus primeros 3 escaños en 2013 (un 5,1% de los votos), constituían “claramente un voto de protesta contra el stablishment. […] Tres años más tarde han logrado convencer de que ofrecen más que eso: “Incluso si ellos no tienen políticas claras en muchas áreas, a la gente le atrae realmente su defensa de la transformación de la democracia y la mejora de la transparencia”.

Vía | Edward Snowden

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.