Entretenimiento

El Parlamento Europeo quiere acabar con las fronteras de los contenidos digitales

De prosperar la medida propuesta por la UE, podremos disfrutar -temporalmente- de toda clase de contenidos digitales en cualquier país de Europa, incluso aunque haya restricciones territoriales por derechos de autor.

El mercado único digital es una de las grandes metas que se ha marcado la Unión Europea en su carrera por la transformación de la economía comunitaria y la mejora de la competencia entre las empresas online del Viejo Continente para plantar cara a las todopoderosas multinacionales norteamericanas. En ese sentido, la UE acaba de anunciar la rebaja del IVA de la prensa digital y los eBooks  para equiparar estos contenidos a sus homólogos en papel; pero no sólo eso: ahora el Parlamento Europeo quiere acabar con las fronteras que existen en servicios audiovisuales como Netflix dentro de las fronteras europeas.

Fue el pasado martes cuando la comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos votó a favor de que los consumidores puedan disfrutar de servicios de pago como Netflix y Viaplay en el extranjero. El objetivo es que los ciudadanos europeos puedan acceder a contenido protegido por los derechos de autor como películas, retransmisiones deportivas, música, juegos o libros electrónicos, también cuando se encuentran en otro país de la UE.

Hasta ahora, esto no es siempre posible porque a menudo el contenido depende de una licencia para poder ser utilizado en un país concreto, de acuerdo con el principio de protección territorial de los derechos de autor. Por ello, los eurodiputados defendieron que exista esta posibilidad aunque sea limitada. “Es una especie de excepción que permite la portabilidad transfronteriza durante un corto período de tiempo”, explicó el eurodiputado Jean-Marie Cavada, responsable de la iniciativa en la Eurocámara.

¿Cómo se concretaría entonces esta ‘caída momentánea’ de las fronteras nacionales para los contenidos digitales? La UE propone, por ejemplo, que se habilite el disfrute de estos servicios cuando se trate de viajes temporales y siempre que el usuario haya pagado la suscripción correspondiente en su país de residencia. De esta forma, afirman los defensores de la medida, se respetarían las restricciones de autor al mismo tiempo que se favorecen los derechos de los usuarios en un mercado único digital.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.