Ciber Cultura

El País asume el reto de la digitalización de la prensa

7166362645_b1ba55bf89_o
Escrito por Marcos Merino

Una reciente carta abierta de su director Antonio Caño habla ya de seguir publicando una edición impresa “durante todo el tiempo que sea posible”.

Hace dos semanas salía al mercado el libro “Ciberperiodismo en Iberoamérica“, editado por el periodista español Ramón Salaverría (profesor en la Universidad de Navarra) con el fin de abordar la evolución de los medios digitales en todos los países de la región. En el prólogo, el director del Centro Knight para el Periodismo en las Américas, Rosental Alves, expone un ejemplo de la evolución del periodismo digital en su país natal:

“Fue el domingo 28 de mayo de 1995 cuando dimos la gran noticia en la parte superior de la primera página de Jornal do Brasil, en Río de Janeiro: «O JB no ciberespaço». […] Había entonces 30 millones de personas con acceso a Internet en el mundo. En Brasil, unas 50.000 computadoras estaban conectadas a la red […]. Veinte años después, hay cien veces más usuarios de Internet en el mundo, cerca de 3.000 millones de personas, y Jornal do Brasil existe solo en la web —su última edición impresa salió en 2010—. Y el número de brasileños en Internet ya se acerca a los 100 millones, la mitad de la población”.

El propio Salaverría, en la introducción de la obra, aborda cómo ha experimentado España esa evolución. Citando cifras del EGM, muestra que en marzo de 2014 Internet se situaba tercero en el ranking de medios con un 55,6%: “Si se comparan estas cifras con las de diez años antes, se comprueba que desde 2004 los cambios principales habían afectado, por un lado, a los diarios y revistas —que habían caído 10 puntos, desde el 41,4 % y el 55,1 %, respectivamente—, y por otro, a Internet —que había crecido casi 40 puntos, desde el 16,8 %—”.

Los diarios españoles habían perdido, según el mismo EGM, más de 2,5 millones de lectores en apenas una década. “¿Significa esto que los diarios iberoamericanos pasaron a ser irrelevantes en Internet?” —se pregunta Salaverría— “En absoluto. Por el contrario, una de las notas distintivas del ciberperiodismo de la región fue el liderazgo de los medios digitales derivados de periódicos impresos”.

Hace un año repasábamos aquí las tendencias del periodismo digital para 2015 a través de una entrevista con Eduardo Suárez, creador del blog ‘No Hace Falta Papel’. Una idea premonitoria que poco después inspiraría el lanzamiento del periódico digital El Español, del que Suárez es subdirector. El director del mismo, Pedro J. Ramírez, se lanzaba así a crear un diario 100% digital tras haber fundado ya dos en papel (Diario16 y El Mundo). Pero el pasado jueves, el avance de Internet frente al papel en la prensa española dio un paso más con la carta abierta que Antonio Caño, director de El País, escribió a los miembros de la redacción del periódico líder en el mercado español:

“La revolución que afecta a los medios no ha concluido aún, el panorama es todavía muy confuso. […] El trasvase de lectores del papel al digital es constante. Se puede dar ya por hecho que el hábito de la compra del periódico en el quiosco ha quedado reducido a una minoría. La mayoría de las personas, fundamentalmente los más jóvenes, buscan la información en otros soportes y la consumen de forma diferente. […] La masiva transferencia de lectores de la web a los teléfonos móviles, así como la aparición de nuevos dispositivos portátiles y de amenazas recientes como los bloqueadores de publicidad, junto a otras más conocidas como la instalación de la cultura de la gratuidad, hacen muy complejo también el horizonte en el terreno de los nuevos medios. Empiezo a tener la impresión de que el paso del papel a lo digital es solo uno y no el más grande de los muchos pasos que los periódicos tendremos que dar hasta alcanzar nuestro verdadero espacio futuro”.

Pero quizá el párrafo más relevante de la carta sea éste: “Asumimos el compromiso de seguir publicando una edición impresa de EL PAÍS de la mayor calidad durante todo el tiempo que sea posible. Pero nos adentramos a la vez en la construcción de un gran medio digital de cobertura global que pueda responder a las demandas de los nuevos y futuros lectores. El eje de ese medio será la información. Sus herramientas serán todas aquellas que la tecnología ponga a nuestra disposición”. Un nuevo rumbo que evidencia hasta qué punto el antiguo debate ‘papel, ¿sí o no?‘ ha pasado a ser sustituido por ‘papel, ¿hasta cuándo?‘.

Imagen | visualpun.ch

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.