Ciber Cultura

El padre del e-mail ha muerto: recordamos cómo lo creó

tomlinson
Escrito por Marcos Merino

Ray Tomlinson envió el primer e-mail “en algún momento” entre finales de 1971 y principios de 1972, sin ser consciente de lo relevante que sería su invención.

Ray Tomlinson murió ayer, a los 74 años, probablemente a causa de un ataque al corazón. Y si bien su nombre no sea conocido por el gran público como lo son los de Bill Gates o Steve Jobs, el mundo de la tecnología le debe una contribución clave del actual Internet: el correo electrónico.

Corría el año 1967 cuando un joven Tomlinson, licenciado en ingeniería eléctrica de 26 años, ingresaba como trabajador en la compañía BNN. Pocos años después recibía el encargo de elaborar un sistema de comunicación intermilitar. De este modo, emprendió el desarrollo del programa SNDMSG, que le permitiría enviar mensajes entre los diferentes usuarios conectados a una misma red. Necesitado de un símbolo que sirviera para separar los nombres del usuario y de la red, y que no estuviera siendo usado por ningún otro sistema informático, decidió recuperar uno que parecía carecer de utilidad aparente, una vez caído en desuso la medida de peso que simbolizaba. Así, la arroba (@, equivalente a la cuarta parte de un quintal) entraba de lleno en la era tecnológica y se convertía en un elemento central del primer e-mail de la historia.

Dicho e-mail (obviamente en texto plano y sin posibilidad de incluir archivos adjuntos) se envió entre dos computadoras situadas, literalmente, una al lado de la otra y equipadas con una conexión a ArpaNet, la antecesora de la actual Internet. Sabemos que se realizó desde la cuenta tomlinson@bbn-tenexa pero, al contrario de lo ocurrido con el primer telegrama (“Qué nos ha traído Dios”) o con la primera llamada de teléfono (“Sr. Watson, venga aquí. Quiero verle”), Tomlinson no guarda ningún recuerdo del contenido de ese e-mail primigenio. Más de una vez ha explicado que era totalmente olvidable: “Es más, probablemente el primer mensaje fue QWERTYUIOP o algo parecido”.

Tampoco está muy clara la fecha: “Me han preguntado más de una vez la fecha exacta. Todo lo que puedo decir es que fue entre junio de 1971 y enero de 1972. Supongo que no calibré la importancia de mi ocurrencia“. Sólo uno (o dos) años después, Martin Cooper realizaría la primera llamada desde un teléfono móvil y él sí recordó bien la primera frase que pronunció (No es para menos, le soltó a su principal rival un “¿A que no sabes desde dónde te llamo?”).

Cooper y Tomlinson no se conocerían hasta 2009, cuando ambos acudieron a Oviedo para recoger el Premio Príncipe de Asturias de la Investigación Científica y Tecnológica. “Marty es un gran tipo”, explicaría ese mismo día a la prensa Tomlinson, “aunque ya le he dicho que yo no tengo móvil. Me considero un tanto ludita“.

Descanse en paz.

Imagen | InternetSocietyVideo

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.