Ciber Cultura

El mítico sitio de descargas RapidShare anuncia su cierre

rapidshare-closed
Escrito por Elías Notario

RapidShare, uno de los sitios de descargas más populares de antaño, acaba de anunciar que el 31 de marzo de 2015 cerrarán sus puertas

Se acabó lo que se daba. RapidShare, antaño uno de los sitios de descargas directas más populares, acaba de anunciar que en breve cerrará sus puertas, un movimiento triste a la par que esperado y producto directo de la caza legal constante a la que los capos del copyright vienen sometiendo a este tipo de servicios desde la operación policial impulsada por ellos en 2012 contra Megaupload, la cual se saldó con la desaparición del portal y la detención de varios de sus responsables.

En esta ocasión, el anuncio ha llegado en forma de aviso incrustado en rapidshare.com, donde la compañía explica lo siguiente (traducción libre y de lo más importante del comunicado):

Estimados clientes de RapidShare, detendremos el servicio el 31 de marzo de 2015 […] Recomendamos a todos los clientes asegurar sus datos. Después del 31 de marzo de 2015 todas las cuentas dejarán de ser accesibles y se eliminarán de forma automática. Si tiene alguna pregunta, por favor no dude en enviarnos un email a support@rapidshare.com. Gracias por tantos años de confianza.

Una muerte esperada

Así que no proporcionan las razones concretas que les han llevado a tomar esta decisión tan drástica, aunque tampoco hace mucha falta porque al echar la vista atrás y analizar un poco la historia de RapidShare todos las imaginamos.

Entrando en detalles, como decíamos, el calvario del sitio empezó en 2012. En ese año, el FBI cerró Megaupload, y tras eso, el resto de webs populares de descargas directas se convirtieron en el nuevo objetivo número uno de los pesos pesados de la industria audiovisual estadounidense con RapidShare a la cabeza, ya que una parte muy importante de los usuarios de Megaupload optaron por ellos como alternativa.

Entre envite y envite legal el tiempo fue pasando, y las presiones de todo tipo aumentando, hasta que, sumando todo, la situación se volvió insoportable y RapidShare tomó dos decisiones serias: una, plegarse a la industria activando varias medidas para combatir la piratería dentro del portal, y dos, tratar de reinventarse haciendo entender a los usuarios que pasaban a ser otro servicio más de almacenamiento en la nube donde el alojamiento de archivos protegidos por derechos de autor no tenía cabida.

Y ahí empezó el principio del fin de RapidShare, porque, aunque las medidas antipiratería sí tuvieron efecto e industria y las instituciones aflojaron la soga, las visitas también se desplomaron y con ellas los ingresos, tanto que finalmente en 2013 despidieron al 75% de su plantilla.

En resumen, todo apunta a que después de abandonar su modelo original por la persecución de las industria y las autoridades no han conseguido renter a la comunidad ni crear nueva, ante lo que no les queda otra que cerrar. Una pena, sobre todo porque todos los esfuerzos que han hecho no han servido de nada; ni los índices de piratería han bajado, ni tampoco el número de sitios parecidos.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com