Ciber Cultura

El FBI reabre la investigación sobre los emails de Hillary Clinton

19644280779_75b35fe12e_h
Escrito por Marcos Merino

El fantasma de la mala gestión de correos oficiales con información sensible vuelve a amenazar la victoria de Clinton a sólo once días de las votaciones.

Hace ya tiempo que ‘el caso de los emails’ viene lastrando la imagen pública de una Hillary Clinton inmersa en la lucha por la Casa Blanca: el FBI había estado investigando el imprudente modo en que Hillary Clinton gestionó sus correos electrónicos oficiales durante el primer mandato de Barack Obama. Y es que Clinton renunció a su cuenta de email oficial (alojada en el servidor state.gov) y optó por gestionar su correspondencia desde un teléfono móvil conectado a una cuenta privada e insegura (hdr22@clintonemail.com), pese al hecho de que dichos mensajes contenían información sensible para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Eso fue hasta julio, momento en el que el FBI dio por cerrada la investigación sin haber dado con ninguna evidencia de delito (en lo que pudo influir el reconocido borrado de 30.000 emails a manos del equipo de la candidata). En los meses siguientes, sólo las bravatas de Trump recordando esta investigación habían vuelto situar los polémicos emails en los titulares de prensa.

Al menos hasta ayer cuando, a sólo semana y media de las elecciones presidenciales, el director del FBI (James Comey) se puso en contacto con varios comités del Congreso para anunciar que el caso iba a reabrirse, tras haber hallado miles de nuevos correos de Clinton en el ordenador personal de Anthony Weiner, ex-congresista demócrata vinculado sentimentalmente a la vicepresidenta de la campaña de Clinton (Huma Abedin)… y que estaba siendo investigado por el envío de mensajes sexuales a una menor.

La campaña de Clinton ha pedido al FBI que aclare con qué información cuenta realmente, para evitar llegar a las urnas en medio de un clima de desconfianza que pueda dañar las opciones de su candidata. Pero Comey ha dejado claro que no sabe aún ni qué información nueva pueden aportar estos correos ni cuánto tiempo podrá llevar revisarlos. Desde sectores políticos y judiciales de Estados Unidos se alzan ahora voces criticando un anuncio tan polémico como éste a pocos días de unas elecciones. Hiciera lo que hiciera (y pase lo que pase a partir de ahora), James Comey ha quedado en un situación terriblemente complicada.

Imagen | DonkeyHotey

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.