Entretenimiento

El exceso de CO2 podría desembocar en una sexta extinción masiva

Escrito por Marcos Merino

Para 2100 la cantidad de carbono en los mares podría alcanzar un ‘umbral de catástrofe’ sólo superado durante 4 de las 5 extinciones masivas anteriores.

Durante los últimos 540 millones de años, la Tierra ha sufrido hasta cinco extinciones masivas (definidas como la desaparición sin descendencia de al menos un 10% de las especies a lo largo de un año, o bien de +50% de las mismas en un período comprendido entre uno y tres millones y medio de años). Las tres primeras, anteriores a la de los dinosaurios, fueron las más destructivas (desapareciendo entre un 82 y un 96% de las especies de seres vivos) y de las que menos sabemos sobre sus causas: la primera de ellas, en el lejano Ordovícico se explica, según a qué científicos preguntemos, a la radiación de una supernova o a una sucesiva congelación-descongelación de uno de los grandes continentes de la época y la consiguiente alteración del nivel de los océanos.

Sin embargo, hay científicos que piensan que sabremos mucho más acerca de la sexta extinción masiva: tanto, que incluso podremos documentarla en directo. Esto es así porque un nuevo análisis matemático de las fluctuaciones del ciclo del carbono terrestre, realizado por el geofísico del MIT Daniel Rothman, predice que nuestra desmesurada generación de CO2 nos está acercando hacia un ‘umbral de catástrofe’ que el planeta no había roto en millones de años (de hecho, sólo se habría roto en cuatro de las cinco extinciones masivas anteriores). Rothman se ha basado en el estudio de las alteraciones de la presencia de dos isótopos de carbono (carbono-12 y carbono-13) a lo largo de 31 eventos isotópicos de la historia de la Tierra. Y aunque todavía no ha podido establecerse una causalidad, sino tan sólo una correlación, a la luz de otras pruebas sobre la peligrosidad de altos niveles de carbono sobre la vida terrestre, empieza a surgir un patrón inquietante.

Rothman avisa de que hay dos maneras de que el CO2 supere el umbral de catástrofe: que la emisiones aumenten lentamente a lo largo de miles o millones de años, o que se lleve a cabo un cambio inmenso en el período de pocas décadas… como venimos haciendo los humanos desde la Segunda Revolución Industrial. A día de hoy, sólo nos separan de ese umbral 310 gigatoneladas de carbono en los oceános, una cantidad que al actual ritmo de producción alcanzaremos en torno al año 2100. Y es entonces cuando, según Rothman entraremos en “territorio desconocido”. Eso, explica, “no quiere decir que el desastre ocurra al día siguiente”, sino que “si no se controla, el ciclo del carbono dejaría de ser estable y se comportaría de una manera difícil de predecir”, un comportamiento que en el pasado ha “estado asociado con extinciones masivas”.

Vía | Futurism

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.

  • nanocon0r

    de lo que se desprende que el impuesto al sol pronto será un brindis al ídem