Entretenimiento

El cambio climático está provocando huracanes mucho más destructivos, según la ciencia

tormenta

Los huracanes cada vez tienen más fuerza y son más destructivos, y el principal motivo puede ser el cambio climático. Esta nueva investigación se ha centrado en demostrar los efectos que tiene el calentamiento global en los desastres naturales.

Los huracanes pueden darse de forma más continuada debido al cambio climático, y podrían aumentar en un tercio, además de aumentar su velocidad si continúa aumentando la temperatura global del planeta, es decir, los huracanes pueden ser mucho más destructivos que hasta ahora.

Según una nueva investigación publicada en la revista Nature, los huracanes de los últimos años como Katrina, Irma y María, han producido precipitaciones un 10% más fuertes que sus antecesores.

Se han realizado simulaciones climáticas de alta resolución de 15 ciclones tropicales en los diferentes océanos, es decir, en el Atlántico, el Índico y el Pacífico, y se ha demostrado que el calentamiento de los océanos y de la atmósfera han producido un aumento de las precipitaciones entre un 5 y un 10%.

Aunque en la velocidad del viento casi no se produjeron cambios, los desastres naturales van a ir hacia una complicada situación si se produce el calentamiento que se prevé para los próximos años.

Así, la investigación resalta que si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, y sube la temperatura global entre 3 y 4 grados centígrados en este siglo, la lluvia de huracanes aumentará en un tercio en comparación con los desastres naturales actuales, y la velocidad del viento también aumentaría hasta 25 nudos.

“El cambio climático ha exacerbado la lluvia y está programado para mejorar la velocidad del viento. Mi esperanza es que esta información se pueda utilizar para mejorar nuestra capacidad de recuperación ante los tipos de eventos climáticos extremos que vamos a tener en el futuro”, ha explicado Christina Patricola, coautora de la investigación junto con Michael Wehner, ambos del Laboratorio Nacional de Lawrence Berkeley.

Este estudio demuestra que las tormentas que han sido especialmente destructivas han tenido gran influencia del cambio climático. El huracán Katrina causó unas 2.000 muertes cuando se rompieron los diques en Nueva Orleans en 2005, agravado por el cambio climático.

El ciclón Yasi, en Australia en 2011 se calcula que tuvo un tercio más de lluvia, y el diluvio que se dio en Madagascar en 2004 terminó con la vida de 300 personas, y se calcula que fue un 40% más intenso debido al calentamiento global.

El éxito con la capa de ozono, un ejemplo a seguir para el cambio climático

Según la experta en huracanes de la Universidad de Rutgers Jennifer Francis, a lo que más debemos prestar atención en este estudio es a que “agrega signos de exclamación al ya claro mensaje de que debemos reducir el calentamiento global mediante la conservación de energía y el cambio de combustibles fósiles a combustibles renovables mientras nos preparamos para un clima más extremo”.

Los huracanes y ciclones obtienen su fuerza del calor de las capas superiores del océano, así como las precipitaciones están influenciadas por la cantidad de humedad que hay en la atmósfera.

Así, la huella del cambio climático llega hasta los desastres naturales y ya se puede afirmar que el cambio climático provoca que los huracanes sean mucho más destructivos, un motivo más para hacernos ver que debemos cambiar nuestros hábitos para que el calentamiento global no siga aumentando.

Vía | The Guardian

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández