Entretenimiento

El Big Data lo demuestra: la inestabilidad política es el peor depredador de la biodiversidad

Resulta que las aves acuáticas están en declive en lugares donde la gobernanza es, en promedio, menos efectiva: Asia occidental y central, África subsahariana y América del Sur. Además, el Big Data ha demostrado que cuanto más rápido crece el PIB per cápita, mayor es la disminución de las especies.

Los animales salvajes suelen enfrentarse a numerosos depredadores y amenazas procedentes de mil y un lugares, desde el cambio climático hasta la aparición de especies foráneas en ecosistemas débiles. A ello súmenle el comportamiento negligente de muchas personas, la caza ilegal o los incendios y la destrucción intencionada del medio ambiente. Y, sin embargo, quizás el mayor de todos los peligros que acechan a los animales no sea otra que la política.

Se lo explicamos: un estudio con una duración de casi 30 décadas, basado en big data, sobre los cambios en las poblaciones de aves acuáticas a nivel mundial ha desvelado que una gobernanza ineficaz es el mejor predictor de la disminución en el número de especies, más que el crecimiento económico, el cambio climático o el aumento de la población humana.

La investigación internacional, coordinada por la Universidad de Cambridge y publicada en la revista Nature, apunta además que las áreas protegidas mantienen la biodiversidad solo cuando están situadas en países que son razonablemente estables a nivel político y con estructuras legales y sociales sólidas.

Saber qué comen las vacas para luchar contra el cambio climático

La investigación analizó la evolución de estas especies entre 1990 y 2013 como un referente para las tendencias de la biodiversidad, ya que sus hábitats húmedos se encuentran entre los más diversos y también entre los más amenazados de la Tierra. Se examinaron más de 2,4 millones de registros anuales de 461 especies de aves acuáticas pertenecientes a casi 26.000 censos realizados en todo el mundo. El equipo modeló los cambios en las especies en las distintas naciones y regiones recogidos en estos y otros censos y los comparó con los indicadores mundiales de gobernabilidad que miden, entre otros, las tasas de violencia, el estado de derecho, la corrupción política o el producto interno bruto (PIB).

Se descubrió que el tipo de gobierno es el predictor más fuerte del cambio en la abundancia de estas especies. Así, las aves acuáticas están en declive en lugares donde la gobernanza es, en promedio, menos efectiva: Asia occidental y central, África subsahariana y América del Sur. El estudio también reveló una relación entre la velocidad en el crecimiento del PIB y la biodiversidad: cuanto más rápido crecía el PIB per cápita, mayor era la disminución de las especies de aves acuáticas.

La región más afectada por la pérdida de biodiversidad en este estudio fue América del Sur, con un declive anual del 0,95%, que equivale a un declive del 21 por ciento en los últimos 25 años. No obstante, también se ha observado una pérdida severa de especies en las áreas del interior de Asia occidental y central. Los investigadores consideran que la mala gestión del agua y la construcción de presas en algunas zonas de Asia y América del Sur ha causado que se sequen humedales en países como Irán y Argentina, incluso en áreas designadas como protegidas.

*Fotografía de portada: Taej Mundkur. Vía: DICYT

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.