Ciber Cultura

El astronauta Scott Kelly vuelve a la Tierra un año después… cinco centímetros más alto

Scott Kelly, astronauta de la NASA, desde el espacio

El astronauta de la NASA que ha pasado 340 días en el espacio ha regresado a la Tierra, con su hermano gemelo, al que ahora saca cinco centímetros.

Después de 340 días ininterrumpidos fuera de la Tierra, Scott Kelly se ha convertido en el primer astronauta de la NASA en conseguir pasar casi un año en el espacio. Este hito no es nuevo, ya que varios cosmonautas rusos ya habían logrado esta titánica misión (de hecho, su compañero de andanzas en este tiempo ha sido un comandante de la agencia rusa del espacio), pero sí es extraordinario el hecho de que Scott tenga un hermano gemelo, llamado Mark, el cual ha seguido con los pies bien pegados al suelo todo este tiempo.

Se trata, pues, de una de las misiones espaciales más mediáticas de los últimos años. Servirá, principalmente, para que los científicos recopilen información muy relevante sobre el comportamiento del cuerpo humano ante tanto tiempo sin gravedad y en unas condiciones tan anómalas como las que se viven en la Estación Espacial Internacional.

La NASA ya está investigando los efectos que la ingravidez ha tenido en el cuerpo de Scott Kelly en comparación con el de su gemelo, pero hay un detalle que ya ha saltado a la vista de los médicos y para el que no hacía falta contar con un hermano idéntico: Scott es más alto que cuando se fue al espacio. En ese sentido, la agencia espacial norteamericana ha confirmado que Kelly es ahora cinco centímetros más alto, debido a que la columna vertebral tiende a estirarse ante la falta de gravedad. 

Este efecto es temporal, pero el hecho de que Scott haya estado tanto tiempo sin sufrir los efectos de la gravedad permitirá examinar si este fenómeno transitorio deja alguna consecuencia permanente en la salud de sus vértebras, como un desgaste más acelerado de la misma.

Objetivo: Marte

El objetivo directo de esta misión recién finalizada es el de explorar, como decimos, los efectos de una permanencia prolongada en el espacio sobre el cuerpo humano. Sin embargo, los resultados que se obtengan no van tanto dirigidos a aumentar el período en que los astronautas conviven en la Estación Espacial Internacional sino a comprobar si es viable, desde un punto de vista médico, emprender viajes interplanetarios con humanos.

En concreto, recordemos que una de las grandes ensoñaciones de nuestro tiempo es explorar Marte, un hito mucho mayor que la llegada a la Luna y que exigirá, como mínimo, un viaje de más de 600 días a través del espacio. La información que se obtenga del cuerpo de Kelly dirá si un hombre es capaz o no de sobrellevar semejante travesía.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.