Ciber Cultura

Drones: ¿Qué puedes y qué no puedes hacer con ellos?

Drones: qué se puede hacer según la legislación española
Escrito por Redacción TICbeat

¿Te han regalado un dron? Enhorabuena, estás a la última en juguetes tecnológicos. Eso sí ¿sabes qué puedes hacer con él y que no según la legislación vigente?

Y es que, aunque pueda parecerlo, un dron no es sólo un juguete o, dicho de otro modo, no es un juguete cualquiera. Por eso es importante conocer la legislación vigente en nuestro país para saber qué puedes y que no puedes hacer con tu dron, antes de embarcarte en el apasionante mundo de los pilotos de drones.

Claro que, según la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), que es el organismo que regula este tipo de aparatos, un dron es una aeronave pilotada por control remoto. Así se llamaba tradicionalmente a algunas de estas aeronaves de uso militar y en la actualidad se ha extendido este nombre a todas las pilotadas por control remoto, tanto militares como civiles. Sin embargo, una aeronave pilotada por control remoto técnicamente se considera dron sólo cuando tiene un uso comercial o profesional. Cuando el uso de estas aeronaves tiene exclusivamente un fin deportivo o de recreo, son consideradas “aeromodelos”, y se rigen bajo la normativa de éstos.

¿Para qué se utilizan?

Ahora que tenemos claro lo que es y lo que no es un dron, conviene hacerse una idea del fenómeno que está suponiendo el uso de este tipo de aparatos en España. Según el Ministerio de Fomento, el mercado de drones se ha consolidado con más de 1.000 operadores habilitados en AESA. En los últimos dieciséis meses se habrían registrado más de 2.000 drones, la gran mayoría para realizar actividades de fotografía y levantamientos topográficos, y habría 58 escuelas habilitadas para impartir cursos de pilotos de drones. Estos datos se refieren al periodo de año y medio transcurrido desde la entrada en vigor de la normativa que regula el uso de estas aeronaves tripuladas por control remoto y que data de 2014, como os contamos más adelante.

Todo lo que necesitas saber antes de volar un dron

Por actividades, AESA resalta que la principal es la fotografía, las filmaciones y levantamientos aéreos (topográficos y fotogrametría), seguida por las operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento y las actividades de investigación y desarrollo. Otros dedican los drones también a fotografía, investigación y reconocimiento instrumental: Calibración de equipos, exploración meteorológica, marítima, geológica, petrolífera o arqueológica, enlace y transmisiones, emisoras, receptor, repetidor de radio o televisión. Otras actividades son la publicidad aérea, los tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros (que esparcen sustancias en el suelo o la atmósfera), la observación y vigilancia aérea y, finalmente, otros trabajos especiales.

Diferentes tipos de drones 1Legislación

Como decíamos, el organismo que regula este tipo de aparatos es la AESA, dependiente de la Dirección General de Aviación Civil (que, a su vez, depende del Ministerio de Fomento). Por lo que se refiere a la legislación vigente, debemos remitirnos al Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, una norma temporal que actualizaba la Ley de Seguridad Aérea que data del año 1960, en la que (como os podéis imaginar) no había referencia alguna a los drones.

El Real Decreto de 2014 establece unos requisitos en función del peso del aparato y clasifica los drones en aeronaves de más de 25 kilos, de menos de 2 kilos y de hasta 25 kilos. Pero, independientemente de su peso, también fija unos requisitos comunes para todos, así como para los pilotos y las empresas que los operen.

Así, todos los drones deben llevar fijada en su estructura una placa de identificación y las empresas operadoras deberán tener, entre otros requisitos, un manual de operaciones y un estudio aeronáutico de seguridad para cada operación. Además, el Real Decreto establece que los drones de más de 25 Kg tienen que inscribirse en un registro de matrícula de aeronaves y disponer de un certificado de aeronavegabilidad.

Sin embargo, como comentábamos, se trata de una ley temporal que en su propia redacción ya indica que habrá una nueva norma en el futuro, es decir, una “Ley de drones” que, por las últimas informaciones, llegará a finales de año.

Diferentes tipos de drones 2

Recomendaciones de uso… para todos

Aunque el tuyo no sea un dron destinado a una actividad profesional, y por tanto no es considerado como tal por la legislación, existen una serie de recomendaciones de AESA para el uso responsable de este tipo de aparatos en actividades de ocio o recreativas. Ya hemos dicho que los requisitos para operar drones son diferentes (y más estrictos) si son para uso profesional, pero para uso lúdico también hay que cumplir una serie de requisitos de seguridad. Se trata de unos consejos pensados para concienciar a la ciudadanía de que “los drones no son juguetes, son aeronaves” y de que hay que utilizarlos en los espacios adecuados y respetando unas medidas de seguridad.

El uso de un dron como hobby o vuelo recreativo no necesita habilitación de AESA, pero sí debe cumplir unas normas de seguridad: No se pueden volar drones en zonas urbanas y tampoco sobre aglomeraciones de personas. Es decir, no se pueden volar drones en parques, playas, conciertos, bodas, manifestaciones, procesiones, etc… Además, tampoco se pueden usar de noche, ni cerca de aeropuertos, aeródromos, helipuertos o donde se realicen vuelos con otras aeronaves a baja altura, como las zonas de parapente, ultraligeros, paracaidismo, etc.

También hay que tener en cuenta que la normativa europea establece que ninguna aeronave podrá conducirse negligente o temerariamente de modo que ponga en peligro la vida de personas o propiedades ajenas (incluyendo otras aeronaves), debiendo saber además que los daños que cause el dron son responsabilidad de quien lo maneja. Ojo porque el uso imprudente de un dron que tenga consecuencias para otras personas puede acarrear multas para el piloto de hasta 225.000 euros.

 

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.