Ciber Cultura

Dibujante español triunfa con un cómic online sobre un futuro sin Internet

The Private Eye
Escrito por Marcos Merino

Marcos Martín innova el el mundo del cómic con una obra en la que Internet es fundamental: por su modelo de negocio, y por su ausencia en la trama.

Marcos Martín es un dibujante de cómics español que, como muchos de su profesión, ha triunfado viajando allí donde se encuentran las grandes editoriales del sector: a EEUU. Allí, por ejemplo, la colección “Daredevil” que él dibujaba ganó el Premio Eisner (los Oscars del mundo del cómic) a la Mejor Serie en 2012. También estaba nominado en la categoría de Mejor Dibujante. Y tras ese hito profesional, lo siguiente que hizo fue crear la editorial on-line Panel Syndicate y aliarse con Brian K. Vaughan (guionista y productor ejecutivo de “Perdidos” y “La cúpula”, aunque los fans del medio impreso le conocen sobre todo por “Y, el último hombre” o “Saga”) para crear la primera serie que publicaría esa editorial: “The Private Eye”.

El sistema de publicación: por y para Internet

Pero el modelo de negocio y distribución de esta nueva serie era bastante arriesgado. No sólo por renunciar al papel y limitarse a la publicación en formato digital, sino porque consistía en ir lanzando los nuevos números de la serie sin protección DRM y con un precio pocas veces visto: “la voluntad”. Sí, incluido “0 €”. En su primera semana de lanzamiento en marzo de 2013, recibieron 30.000 visitas y el 80% de las descargas fueron previo pago: lo mínimo fueron 0,5$ y lo máximo 125 $, aunque lo habitual oscila entre uno y tres dólares. El número 5 salió hace un mes.

Sobre este método de financiación, Martín comentaba lo siguiente en una entrevista:

“Páginas como Kickstarter, aunque nos parecen brillantes, creemos que no son el modelo ideal en casos como el nuestro, donde somos autores con suficiente reconocimiento como para asumir el riesgo de presentar el producto acabado antes de pedir a la gente que pague por ello. El concepto en sí no es nada nuevo y está más próximo al que ya puso en práctica Radiohead en su día o el cómico Louis C.K más recientemente y que, actualmente, aplica un portal de música como Bandcamp”.

El argumento: Internet como pesadilla

El primer teaser que lanzaron de la serie consistía en una ilustración que presentaba a múltiples personajes con disfraces y un eslogan: “En el futuro, todo el mundo tendrá una identidad secreta”. Algunos vaticinaron que iría sobre superhéroes, pero no iban por ahí los tiros. “The Private Eye” aborda una trama detectivesca en un futuro que no se parece nada al que nos imaginábamos, sobre todo por un elemento fundamental: Internet ya no existe.

Y la explicación de esa ausencia está de actualidad: según el guión, en algún momento durante las primeras décadas del s.XXI y por razones aún desconocidas, “la Nube explotó”, lo que provocó que quedaran expuestos todos los datos privados de todos los usuarios de Internet: e-mails comprometedores, listas de descargas, cuentas online, historiales de visita…. las consecuencias sociales fueron tan terribles (carreras destruidas para siempre, familias rotas, etc) que a continuación Internet fue cerrado por los gobiernos, y se habilitó legalmente un sistema por el cual todos los mayores de edad podrían usar pseudónimos y máscaras (o antifaces, o trajes holográficos) en público para preservar su privacidad. Resulta imposible no pensar en las noticias sobre filtraciones masivas de contraseñas o en iniciativas como Wikileaks cuando leemos The Private Eye.

Pero no os reventaré más elementos de la trama: leedlo. Y si os gusta, pagad la voluntad.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.