Entretenimiento

Dibuja tu obra de arte o escribe tu mensaje en la Luna

Escrito por Inma Rico

Seguro que alguna vez has soñado con pintar sobre la interfaz de la Luna… ahora, con Moon, puedes hacerlo.

Si eres un artista o tienes algo que decir y quieres que tu obra quede inscrita para siempre en la interfaz de la Luna, participa en el proyecto MoonDos artistas internacionales, Ai Weiwei y Olafur Eliasson, son los responsables de esta bonita iniciativa de arte colaborativo online puesta en marcha hace apenas unas semanas. El proyecto consiste en ofrecer la oportunidad a cualquier persona de expresar lo que siente mediante un dibujo o un mensaje que se publicará en la interfaz de la luna virtual creada por ellos para tal efecto.

Según sus responsables, se trata de un espacio virtual de poesía y crítica donde el racismo, el sexismo, la homofobia o cualquier otro contenido intolerante no tienen cabida y es eliminado al instante. Igualmente, quedan descartados todos aquellos mensajes o intentos de hacer publicidad por parte de las marcas, así como el spam.

Para participar, solo tienes que darte de alta como usuario, acercarte a la zona de la interfaz de la Luna en la que quieres dejar tu mensaje o dibujar tu obra y un editor emergerá en una pequeña ventana para que elijas los pinceles con los que quieres empezar a crearla. Una vez hecho, solo tienes que confirmar que quieres subirlo haciendo clic en la marca de confirmación que aparece en la parte inferior.

Sus creadores han asociado hashtag a las entradas, de modo que puedes incluir la tuya en uno de ellos o crear otro nuevo, así como seguir aquellos temas que más te interesan. También tienes un acceso directo a los diseños más populares o, si lo prefieres, puedes hacer un seguimiento de las últimas creaciones que se han incorporado al proyecto.

Es más, si tu vista es buena, te proponemos que intentes localizar el mensaje escrito por Bill Gates: “Health for all children“, o el de numerosos artistas e intelectuales que ya han dejado su huella en esta Luna.

 

Sobre el autor de este artículo

Inma Rico