Entretenimiento

El DeLorean de Marty McFly vuelve al futuro

Escrito por Redacción TICbeat

Una empresa de California restaura antiguos modelos de DeLorean para convertirlos en la mítica máquina del tiempo en la que viajaba Michael J. Fox en ‘Regreso al futuro’.

La compañía de coches californiana DeLorean Motor, la sucesora de aquella que dio nombre al modelo que se hizo famoso en la saga de películas de Michael J. Fox Regreso al futuro ha emprendido una campaña de restauración de aquellos modelos de DeLorean que todavía sobreviven.

Y lo está haciendo transformándolos en réplicas de la máquina del tiempo en la que J. Fox, o mejor dicho, Marty McFly, viajaba en la susodicha película, que cumplirá treinta años en 2015.

Esta sorprendente decisión se debe a que la gente, según afirma Danny Botkin, un mecánico de la compañía, en declaraciones recogidas por Fox News, “lo está pidiendo”. “Regreso al futuro se está haciendo cada día más grande, sobre todo entre todos aquellos que eran niños cuando se estrenó en 1985, pero que ya son adultos con dinero suficiente como para comprarse su propio DeLorean”, ha añadido Botkin.

DeLorean ya ha restaurado seis de sus modelos con tal propósito. Lo ha hecho para satisfacer las necesidades de un rodaje, algún evento corporativo, un cameo en una película y el capricho de una pareja que quería reproducir en su boda la escena de la película en la que el coche se aleja hacia el atardecer.

La réplica incluye una serie de botones luminosos y circuitos que se accionan y se encienden para crear a sus pasajeros la ilusión de que viajan en una auténtica máquina del tiempo. De hecho, es posible introducir en ellos una fecha de destino, como sucedía en el coche que conducía McFly, que active el famoso condensador de fluxo, que, en este caso, no genera 1,21 gigawatios y se limita a encender unas cuantas luces.

Los DeLorean restaurados costarán alrededor de 45.000 dólares (unos 34.000 euros) y se valdrán de piezas como un refrigerador militar para el motor o un molinillo de café que emula al reactor nuclear que tenía el coche de la película.

La compañía DeLorean original quebró en 1982, tres años antes de que se estrenara la película. En 1995 el mecánico Stephen Wynne emprendió su ‘reencarnación’, tras hacerse con el inventario y las piezas que habían sobrado tras la quiebra de DeLorean, que habían sido compradas por una empresa de Ohio llamada Kapac. Cuando Kapac le reclamó su parte del negocio, Wynne se negó a entregársela y se la compró por un precio que nunca ha querido desvelar.

“Crecí rodeado de DeLoreans. Era el coche en el que me llevaban a la guardería y se convirtió en mi primer coche cuando cumplí los 16 años”, ha dicho alguna vez. Wynne siempre ha defendido que, gracias a la película, el coche es conocido para un público que va desde personas de 90 años hasta niños de 4.

Foto cc: Reuben Yau

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.