Ciber Cultura

¿Deben los robots pagar impuestos como si fueran seres humanos?

Google pone a Andy Rubin, el creador de Android, a trabajar en robots

Una propuesta del Parlamento Europeo recoge que los robots autónomos deberían ser considerados como “personas electrónicas”, pagando impuestos por su trabajo.

Aún es pronto para saber si llegará un futuro en el que robots y seres humanos coincidirán libremente en un mismo espacio, conviviendo e intercambiando tareas y tiempo de forma indistinta. En ese sentido, los efectos de la robótica en la sociedad a largo plazo son difíciles de estimar, al igual que lo será la relación entre hombre y máquina. Sin embargo, parece que la Unión Europea se quiere adelantar a este hipotético escenario, aclarando la condición legal de los robots autónomos.

Sobre ello versa un reciente documento del Parlamento Europeo, liderado por la europarlamentaria luxemburguesa Mady Delvaux (Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas), perteneciente a la Comisión de Asuntos Jurídicos, que ha aprovechado el creciente desarrollo de la industria de la robótica (17% de media anual entre 2010 y 2014, con un 29% de aumento en 2014 respecto al curso anterior). El informe (que se puede consultar en este link) concluye que, dado que estos robots van a asumir gran parte de las funciones de los humanos en la actualidad -desde trabajos en las fábricas, sanidad o transporte-, éstos deberían ser considerados como “personas electrónicas”.

Y como Hacienda somos todos, el Parlamento Europeo se muestra preocupado por las implicaciones que la llegada de los robots podría tener sobre el pago de impuestos y el sostenimiento del Estado del Bienestar, como las pensiones, la sanidad o la educación. Por ello, el documento propone que estas “personas electrónicas” sean consideradas responsables a todos los niveles de sus obligaciones fiscales, con lo que los dueños de estas máquinas estarán obligados a pagar sus respectivas cuotas de la seguridad social… como si de un humano se tratara.

Obviamente, los robots no sólo tendrán obligaciones con el Estado sino que también podrían llegar a experimentar una amplia cartera de derechos específicos, especialmente en lo concerniente a las relaciones interpersonales y los daños que estos dispositivos puedan causar a terceros, ya sean otros robots o humanos de carne y hueso.

Un registro de robots autónomos

Para poder controlar qué robots han pagado sus impuestos, la propuesta de la europarlamentaria Delvaux incluye la creación de un registro de robots autónomos, en el que se indiquen datos como el fabricante, el dueño actual y posibles beneficiarios directos de su uso. Asimismo, este registro clasificaría los dispositivos en distintos niveles de inteligencia y de rendimiento económico, con lo que se podrían llegar a establecer categorías y escalones impositivos en base a una fórmula progresiva como la que actualmente se emplea en los seres humanos.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Adrián Iriarte

    Totalmente de acuerdo. La consecuencia de que la tecnología por primera vez esté realmente destruyendo puestos de trabajo para siempre es o un impuesto por robot o un impuesto por beneficio.

    Llegará un tiempo dentro de 10-20 años en donde sea necesario crear una renta universal debido a la proliferación en masa de robotización en los puestos de trabajo.

    Por ejemplo el sector del transporte tiene los días contados. Y en cuanto una compañía de un paso adelante en serio como automatizando y autonomizando los transportes, el resto de su competencia queda en clara desventaja funcional y económica. Por tanto todo el sector necesariamente tiene que adoptar esa mejora tecnológica.

    Tiempo al tiempo

    • Joseph Sanz

      Ya existe el impuesto sobre la ganancia de la empresa. A mas ganancia mas impuesto. Dejen a las empresas ganar mas y con eso todos ganamos. Querer exprimir a las empresas antes de que puedan crecer es matar a la gallina de los huevos de oro

      • Adrián Iriarte

        Las ganancias son extremadamente fáciles de manipular y minorar para pagar menos impuestos. Se te ve entendido 😉