Entretenimiento

¿Cuánto oro hay en el mundo… y de dónde ha salido?

Escrito por Marcos Merino

La cantidad total de oro extraída de la tierra por el ser humano podría caber en un cubo de 20’7 metros por cada lado. Por fortuna, queda mucho más en el subsuelo, pero todo ese metal se originó muy lejos de aquí.

El ser humano lleva más de 6000 años extrayendo oro de la tierra. Hasta el descubrimiento de América en el año 1492 DC, se calcula (siguiendo las cifras de Thomson Reuters GFMS (Gold Fields Mineral Services)) que se habían extraído unas 12.780 toneladas de oro (de las que 1,5 corresponderían únicamente al féretro de Tuthankamón).

Pero si tenemos que incluir en el cálculo la cantidad extraída hasta la actualidad, los especialistas no se ponen ya de acuerdo: en 2013, GFMS habla de 171.300 toneladas (lo que supone que todo el oro extraído en este tiempo cabría dentro de un cubo de 20,7 metros en cada lado), mientras que algunos profesionales del sector reducen dicha cantidad hasta poco más de 155.000 toneladas o las multiplican hasta 2,5 millones.

Pero entonces, ¿cuánto oro puede quedar por extraer? Los datos de la Encuesta Geológica de Estados Unidos estiman que todavía existen 52.000 toneladas de oro bajo tierra. No es probable que nos quedemos sin oro en un futuro cercano… si bien, por primera vez, y gracias a la industria tecnológica (consumidora del 12% de la producción global de este metal) parte de la producción de oro ha dejado de reciclarse: al utilizarse cantidades muy pequeñas en la producción de dispositivos electrónico, ya no sale rentable reciclarlo.

Mercado del oro: cómo comprar y vender este preciado metal

Pero, ¿qué podríamos hacer si llegara a agotarse? Descartada la alquimia (aunque recientemente los científicos tuvieron éxito en convertir el cloruro áurico en oro, y también en clonar nanopartículas de oro), ¿podríamos buscar más en el lugar del que salió en origen todo ese metal? Parece complicado, puesto que el oro (al igual que la plata y los metales pesados) procede, en última instancia, de dos clases de procesos cósmicos tan esporádicos como violentos (amén de incontrolables por el ser humano):

  • Supernovas: Las supernovas son uno de los fenómenos más violentos y espectaculares de cuantos ocurren en el Universo: consisten en la explosión de una estrella masiva (como mínimo, 9 veces mayor que nuestro Sol), colapsada por su propia gravedad una vez que ha llegado al final de su ‘vida’; durante el breve momento que dura la explosión, ésta supera en brillo a la misma galaxia en la que se alberga, y se libera más energía que la que podría emitir el Sol en toda su vida.
  • Kilonovas: Constituyen un tipo especial de supernova, menos brillante pero capaz de emitir una cantidad descomunal de ondas gravitacionales, que se produce cuando chocan dos estrellas de neutrones (‘cadáveres’ de estrellas supergigantes). Cuando los dinosaurios aún reinaban en nuestro planeta, una kilonova en la constelación de Hidra lanzó al espacio “unas 100 veces la masa de la Tierra en oro y unas 10 veces en plata y uranio, todo en pocos en segundos”.

Vía | BBC

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.