Entretenimiento

Cómo se establece el precio de la luz, por qué se ha disparado y cómo podría controlarse

por que sube el precio luz
Escrito por Ana Muñoz

En el día más frío del año, las eléctricas han anunciado que subirán el precio de la luz. Te contamos cómo se establece, por qué se ha disparado y cómo podría controlarse.

Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, comunicó ayer en rueda de prensa que el recibo de la luz se encarecería unos 100 euros al año. Según el político, con los precios en máximos desde 2014, es innegable que la cifra anual aumente.

Lo que está claro es que el sistema eléctrico español se ha convertido en una olla a presión. Un caos formado por unos parches que no paran de desembocar en una continua subida del precio de la luz.

Pero, ¿Cuál es la razón de que nuestro recibo aumente? ¿Quiénes son los responsables? ¿Esto se podría controlar? Hoy resolvemos todas tus dudas.

¿Cómo se fija el precio de la luz?

Hasta 2013, el coste de la luz se establecía en subastas trimestrales que mantenían el precio estable durante 90 días, aunque esa seguridad implicaba precios más caros. Alberto Nadal, hermano del actual ministro Álvaro Nadal, impulsó, como secretario de Estado de Energía, el sistema actual.

A día de hoy, se fija en base a tres apartados: un 40% son los peajes, es decir, transporte, distribución, subvenciones y amortización del déficit de tarifa, etc, que no varían; un 25% son los impuestos que impone el Gobierno, es decir, el IVA y el de la electricidad; y, finalmente, un 35% es el que se establece a través de la empresas productoras, es decir, las grandes eléctricas.

Este diccionario online te ayudará a entender la factura de la luz

Compañías como Endesa, Iberdrola o Unión Fenosa, entre otras, ofertan cada día su producción a las comercializadoras, que son las que nos envían las facturas, y que a su vez les pertenecen.

El proceso de estas subastas es bastante simple: se ordenan los productores de electricidad de más baratos (renovables y nuclear) a más caros (carbón, etc). A continuación, entran en la subasta hasta que no es necesario más energía. El precio lo establece el último megavatio hora en entrar en subasta. En resumen, es una especie de mercado de abastos eléctrico.

Como os podéis imaginar, los últimos precios son los generados con gas y carbón, que son los más caros. Así que, al final, el precio de la electricidad, sea del origen que sea, será el que marcó la última central al entrar.

sube precio luz

¿Por qué la luz no para de subir?

La energía que pagaremos en enero será un 6% más cara que diciembre, y un 30% más cara que el año pasado.

Esto se debe a tres grades causas. La primera es la meteorología, es decir, la ausencia de lluvias y viento. Esto ha desembocado en una escasez de energías renovables. A pesar de que la energía procedente de las centrales hidráulicas, eólicas y nucleares es más barata, sólo han cubierto un 30% de las necesidades de los españoles.

Esto hace que se haya tenido que recurrir al gas y al carbón para poder solventar la demanda, por lo que se han disparado los precios del mercado mayorista.

Relacionado con este tema se encuentra la oleada de frío que acaba de llegar a Europa, ya que los ciudadanos demandan más electricidad de lo normal.

Finalmente, nos encontramos con un factor ante el que no podemos hacer nada: la paralización de una veintena de centrales nucleares en Francia.

El país galo tiene un mix de generación basado en energía nuclear, ya que cuenta con 58 reactores que generan el 78% de su electricidad.

Actualmente, están paralizados más de 20 por cuestiones de seguridad. Esto ha hecho que nuestro país vecino tenga que importar electricidad de otros países, como España. Al igual que ocurre en otro tipo de mercados, al aumentar la demanda, suben los precios.

alvaro nadal ministro energia

¿Cómo podría controlarse?

Como ya os contamos hace unos días, la opción más sencilla para que bajara el precio de la electricidad es el autoconsumo. Y es que las restrictivas condiciones impuestas por el real decreto sobre el autoconsumo energético, aprobado el pasado octubre por el PP, hacen que disminuya la cifra de registros en nuestro país.

Los partidos políticos, a excepción del PP y UPN, abogaban por un cambio y revisión de las normas para impulsar el autoconsumo energético en nuestro país. Todos apostaban por derogar los puntos más polémicos si llegaban a gobernar. Sin embargo, no ha sido así.

A día de hoy, además de cumplir con unos ciertos requisitos técnicos, las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo deben contar con una licencia urbanística municipal y con una autorización de la distribuidora eléctrica.

En este segundo caso hay un pequeño problema: las compañías eléctricas no son del todo favorables al autoconsumo. Por eso ponen todo tipo de complicaciones a los usuarios como pedirles (aún más) requisitos o hacer que rellenen formularios especialmente difíciles.

Trucos y consejos para ahorrar en calefacción

Pero, ¿Por qué el Gobierno también pone trabas para controlar el precio de la luz? La razón es la de siempre: se ingresarían menos impuestos al bajar la demanda eléctrica.

Eso sí, esto no quiere decir que estemos exentos de pagar al Estado. El cargo por consumir energía solar propia se divide en dos tasas, es decir, el conocido “Impuesto al Sol“. Este se establece a través de un término fijo, en función de la potencia contratada, y otro variable, basado en la energía consumida respecto a la generada en la propia instalación.

Las infraestructuras domésticas están, por lo general, exentas de ambos impuestos, excepto si el consumo máximo excede la potencia contratada o tienen baterías. Entonces esto puede suponer un sobrecoste al usuario.

Lo peculiar de la situación es que, de momento, nadie ha sido multado por no haberse inscrito en el registro que lleva estos temas y nadie ha pagado el “Impuesto al Sol”.

Al final, como resultado de todo esto, y tal y como muestran en este informe, el Gobierno podría dejar de recaudar unos 235 millones de euros al año. Y claro, eso duele.

Es cierto que la subida del precio de la luz se debe también a factores externos, pero si el Ejecutivo se pusiera de acuerdo para hacer más sencillo el cambio al autoconsumo energético, quizás las cosas no se habrían descontrolado tanto y los precios no habrían llegado a los máximos históricos de 2013, razón por la que se hizo la reforma.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.