Entretenimiento

Cómo recuperar el 96% de creatividad que has perdido desde niño

Cómo recuperar la creatividad perdida desde la infancia

Durante la infancia, la creatividad que llevamos dentro alcanza su cúspide y con el paso de los años, se va desintegrando. En este artículo te proporcionamos algunas claves para explotar tu genio creativo de nuevo.

Jules Renard decía aquello de “¿qué es nuestra imaginación comparada con la de un niño que intenta hacer un ferrocarril con espárragos?”. En la infancia tienen lugar múltiples procesos creativos, desarrollo del pensamiento divergente y lateral o picos elevados de creatividad que desaparecen tras los primeros años de vida. Sin embargo, todos nosotros poseemos un gen creativo y está en nuestra mano emplear determinadas técnicas para potenciarlo, como si de un músculo se tratase.

Métodos para fomentar la creatividad y tener más ideas creativas

Un estudio de la NASA en el que se investigó a 1.600 niños de 4 y 5 años reveló que un 98% llegó al nivel de “genio creativo”. Cinco años más tarde, solo el 30% del mismo grupo de niños obtuvo dicha puntuación, y nuevamente, otros cinco años después, el porcentaje ya era de un escaso 12% cuando rozaban los 15 años de edad. Cuando se realizó la misma prueba a los adultos, se descubrió que solo el 2% alcanzaba esas cotas de creatividad. 

La principal conclusión del estudio es que la educación que recibimos asfixia y mata nuestra creatividad. Se nos instruye principalmente en las habilidades verbales y el pensamiento lógico-matemático, de carácter convergente, mientras que se aplaca el pensamiento divergente, un proceso de pensamiento de generar ideas creativas mediante la exploración de muchas posibles soluciones. 

4 formas de redescubrir tu genio creativo

La buena noticia es que el niño que hay en ti siempre puede volver a salir a la luz. Te proponemos algunas interesantes (y sencillas) técnicas para resucitar a tu genio creativo:

  • Da un paseo mientras escuchas música: Una de las vías que aporta la ciencia para facilitar el pensamiento divergente es escuchar música. Según revela un estudio de la Universidad holandesa de Radboud, cuando la gente escucha canciones que incentiven su estado de ánimo positivo mientras realizan una tarea creativa divergente, funcionan mejor que aquellos que no lo hacen. Por otra parte, una investigación de Stanford mostró que más del 81% de las personas son más creativas cuando caminan con respecto a cuando están sentadas. La próxima vez que necesites pensar de forma creativa, una caminata en compañía de tus cascos parece la mejor solución.
  • Musas y musarañas: Dejar que tu mente divague es uno de los ejercicios creativos por excelencia: los propios niños son soñadores por naturaleza. En un experimento realizado por investigadores de UC Santa Barbara se les pidió a los participantes que completaran una serie de tareas creativas. Entre cada una de ellas, algunos grupos debían llevara cabo actividades exigentes mientras que a otros se les permitió descansar. El grupo cuya mente podía descansar entre tareas tuvo un desempeño mucho más significativo en las tareas creativas posteriores que el grupo sin descanso. La próxima vez que te enfrentes a una tarea creativa, dejar volar tu mente puede ser la llave. 
  • Para pensar como un niño, piensa con uno (literalmente): Para desarrollar tus músculos creativos puedes apostar por jugar con juguetes como los Lego, por ejemplo. Pero también puedes pedirle ayuda a una criatura cercana y apreciar su enfoque por ejemplo, construyendo una estructura con diversos materiales o analizando posibles usos alternativos de diferentes objetos para la resolución de problemas.
  • Imagina el mejor escenario posible: Los niños pequeños se preocupan menos por cómo son percibidos y más por sumergirse en cualquier actividad estimulante que les permita desarrollar su imaginación y curiosidad. Los estudios demuestran que el optimismo gana a la ansiedad en términos creativos. Durante tu próxima lluvia ideas piensa en cómo podrían salir bien determinadas ideas, imaginando para ellas el mejor escenario posible.

Fuente | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.