Ciber Cultura

Cómo conseguir que tus amigos te hagan más caso que al móvil

Se ha hecho habitual interrumpir reuniones o comidas con amigos para consultar el móvil, pero sigue siendo una falta de respeto
Escrito por Lara Olmo

La adicción que provoca el uso del móvil ha llevado a normalizar su uso en ciertos contextos sociales como reuniones o comidas. Pero hay trucos para controlarse

Cuántas veces no has visto en un restaurante una mesa de amigos donde al menos dos de ellos estuvieran consultando su móvil. Y seguro que un tercero fotografiando lo que iba a comerse para subirlo a Instagram. Quizá hasta tú mismo te hayas visto reflejado en alguna de estas conductas.

Usar el dispositivo móvil en determinados contextos sociales se ha vuelto de lo más habitual, lo que según expertos en psicología y tecnología no debería justificarlo ni estar bien visto. Y está en nuestras manos que este hábito no vaya a más.

Pero ¿por qué ocurre esto? ¿Por qué parece que le damos más importancia a lo que hay en la pantalla del móvil que a lo que tenemos delante? Recientemente el inversor de Silicon Valley, Paul Graham, afirmaba que los fabricantes de tecnología diseñaban sus productos “aplicando la misma psicología que la de las adictivas máquinas tragaperras”. Comprobar la bandeja de entrada de correo o consultar Facebook puede hacer que perdamos la noción del tiempo e incluso olvidarnos de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Cómo eliminar de forma permanente una cuenta de Instagram

Esto explicaría enfermedades ya habituales en ciertos sectores muy vinculados al uso de la tecnología como la nomofobia – ansiedad o angustia generadas cuando no tenemos nuestro smartphone a mano y no podemos consultar las notificaciones – o el síndrome de la llamada perdida.

Esta cuasi dependencia de los dispositivos móviles vendría a recordar al consumo de tabaco. Una costumbre que en cuestión de unos años pasó de estar masificada a ser criticada y estar ciertamente mal vista por la mayoría. En esta línea, Graham ha observado  que las sociedades tienden a desarrollar lo que él ha denominado ‘anticuerpos sociales’ como sistema de defensa ante los nuevos comportamientos nocivos instaurados.

Los estadounidense desaprueban el uso del móvil en compañía (pero no pueden evitarlo)

Aplicándolo al uso de la tecnología en determinados contextos sociales, Graham opina que “mientras nosotros mismos no asimilemos estas conductas como negativas, es decir, no desarrollemos esos ‘anticuerpos sociales’, no surgirán normas que definan como falta de respeto el mirar la pantalla en compañía de otros”.

Sherry Turtle, autora y profesora del Instituto Tecnológico de Massachusetts, diagnosticó el problema afirmando que, en los tiempos que corren, “Esperamos más de las tecnología y menos de los demás”. En cualquier caso, para ella esto no debe ser una justificación y cree que en la propia normalización está el problema de base. “Cada vez que permanecemos en silencio ante los malos hábitos relacionados con la tecnología solo estamos haciendo que las cosas empeoren”, señala.

¿Qué podemos hacer para evitar estas conductas?

El experto en psicología del consumo Nir Eyal apuntaba en Psychology Today algunas claves.

En el trabajo, por ejemplo, son muy habituales las reuniones que se ven interrumpidas porque más de uno y de dos de sus integrantes no dejan de consultar sus teléfonos móviles, dando la sensación de que lo que están mirando es bastante más importante que la propia reunión. Para evitarlo lo ideal es fijar reuniones “sin pantalla”, ya que según su propia experiencia, resultan mucho más productivas.

En las reuniones con amigos siempre está el truco de decidir, nada más veros, poner todos los móviles encima de la mesa y comprometeros a no mirarlos durante el rato que estéis juntos (con “sanción” incluída para quien no lo cumpla). Otra opción que propone Eyal es preguntarle algo a quien esté entretenido con su smartphone, para “sacarle” de su ensimismamiento y obligarle a “volver” a la vida real.

¿Hay adictos a Internet o al móvil?

Y tú, ¿te has quejado cuando tus acompañantes le dedicaban más tiempo a su móvil que a ti? ¿O has sido tú mismo el que se enganchaba a la pantalla?

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.