Entretenimiento

Cómo acabar con el bloqueo del lector con 8 trucos

Cómo acabar con el bloqueo del lector con 8 trucos

Si la novela de tu mesita de noche lleva meses cogiendo polvo o te angustia la elección de un nuevo libro cuando pasas por delante de la biblioteca de tu barrio, es probable que padezcas el bloqueo del lector. Te contamos cómo repararlo.

Si eras un voraz lector y actualmente te cuesta pasar de dos páginas, percibes que tu concentración ha disminuido o sientes pereza ante la idea de acudir a la biblioteca más próxima a por una nueva novela, es probable que estés experimentando el bloqueo del lector, un fenómeno transitorio que puede obedecer a factores tan diversos como la ansiedad, el estrés, el cansancio, el alto ritmo de vida o la falta de tiempo libre para dedicarnos a nosotros mismos.

Nuevos géneros literarios que desconocías: desde la ‘novela tweet’ a la poesía kinética

La buena noticia es que no es incurable ni durará para siempre. Acabar con el bloqueo del lector simplemente requerirá un poco de creatividad y esfuerzo por tu parte. A continuación, hallarás ocho sencillos trucos para volver a sumergirte en tus libros favoritos.

8 trucos para retomar el hábito de la lectura

  • Comienzos sencillos: Si estás agobiado, tal vez Los hermanos Karamazov, Guerra y Paz o La Ilíada no sean las mejores opciones para retomar el hábito de la lectura. En lugar de ser demasiado ambicioso y prepararte para el fracaso, prueba con una novela breve y fácil de digerir. 
  • Atrévete con una colección de relatos: Las recopilaciones de cuentos o relatos escritos por diferentes autores tiene muchas ventaja. Por una parte es un formato más asumible y corto para comenzar con lapsos de tiempo más breves y por otro, te permite contrastar diferentes autores y estilos literarios. Por ejemplo, en idioma anglosajón existe una aplicación llamada Serial Box que envía a los usuarios historias de 150 caracteres como notificaciones push.
  • Cambia de género: A veces, resulta útil cambiar tu rutina y leer algo fuera de tu zona de confort o de uso habitual. Piensa que, al igual que sucede con la alimentación, tu mente necesita una dieta variada de libros para mantenerse en forma. Navega por la no ficción seleccionando un buen ensayo, elige una novela negra, cambia del misterio al cómic o pasa del drama al romance. El cambio servirá para estimular tu hambre literaria y abrir nuevos caminos.
  • Lee la página 69 antes de comprometerte con un libro: Este inusual consejo proviene de John Sutherland, un profesor de inglés y autor de Cómo leer una novela. “Una vez que hayas leído la página 69, tendrá una idea de si el libro puede engancharte. Si ese fragmento no te atrae, devuélvelo a la estantería. De lo contrario, podría quedarse atascado leyendo algo que no se adapte a sus gustos, lo que puede empeorar aún más el bloqueo del lector”.
  • No te obligues a terminar un libro si no lo estás disfrutando: Un hábito muy común en los lectores es continuar leyendo algo pese a que no les guste, enganche ni convenza. Toma como ejemplo esta cita del filósofo Francis Bacon : “Algunos libros deben probarse, otros deben tragarse y otros pocos para ser masticados y digeridos: es decir, algunos libros son para ser leídos solo en partes, otros para leer, pero no curiosamente, y algunos pocos para leer en su totalidad, y con diligencia y atención”.
  • Escucha un audiolibro: Un estudio de 2016 no encontró diferencias en la comprensión de lectura entre los que escucharon un audiolibro y los que usaron un lector electrónico. Puede parecer contrario a la intuición, pero los audiolibros también pueden ayudar a superar el bloqueo del lector, según Jonathan Douglas, director de la National Literacy Trust del Reino Unido. El principal motivo es que pueden ayudar a reavivar su pasión por aprender y consumir historias en un momento en que tiene dificultades para leer. Prueba a escuchar el audiolibro mientras conduces al trabajo, limpias tu casa o haces ejercicio.
  • Adiós a la tecnología:  Abandona Netflix unos días, no duermas con el móvil cerca ni veas televisión después de cenar. Sumergirte en un libro tras el bloqueo del lector también implica desconectar de esa adictiva dopamina digital surgida de la saturación de artículos online, redes sociales y plataformas de streaming con contenidos a la carta.
  • Relee uno de tus antiguos libros favoritos: Recuerda que tus libros favoritos son memorables por una razón y por ello, releer un libro querido por tercera o décima vez es un gran antídoto para aliviarte y retomar la lectura. También es recomendable investigar autores de la misma corriente, lecturas similares o los más recomendados de tu género preferido.

Fuente | Mental Floss

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.