Ciber Cultura

Cinco años de cárcel para el que envíe spam en Etiopía

ranking productores spam

El ministerio de Ciencia y Tecnología de Etiopía quiere castigar con hasta cinco años de prisión y multas de más de 2.300 $ a todo el que envíe correos basura.

La lucha contra el correo basura no se libra en Europa o Estados Unidos, sino en África. Y es que Etiopía sigue marcando sus pasos en el mundo digital (después de implicar el móvil en el sector agrario) con una nueva propuesta de ley con la que se castigará duramente el envío de spam en ese país.

En ese sentido, el ministro de Ciencia y Tecnología -Whip Amanuel Abraham- de Etiopía ha presentado esta semana al Parlamento nacional la Computer Crime Proclamation, un proyecto de ley que establece distintas tipologías de crímenes digitales con sus correspondientes penas. La aprobación de esta norma supondría colocar a este país a la vanguardia de la legislación tecnológica a escala internacional.

En concreto, hablando del caso de todos los correos electrónicos en los que no haya consentimiento previo del destinatario o se produzca la difusión de mensajes a múltiples direcciones de correo electrónico a la vez, ello podría causar hasta el encarcelamiento de cinco años y una multa no superior a 50.000 Birr etíopes (alrededor de 2.355 dólares).

La propuesta de ley también contempla otros delitos como el uso de redes de ordenadores para distribuir material ilegal o las amenazas y chantajes online. Según recoge el diario nigeriano Today, la norma establece que “todo aquel que intimide o amenace a otra persona o su familia con grave peligro o lesión mediante la difusión de cualquier escrito, vídeo, audio o cualquier imagen a través de un sistema informático, será castigado con prisión no superior a tres años en los casos leves y con prisión no superior a cinco años cuando se encuentre intencionalidad manifiesta de hacer daño”.

Otros tipos de delitos contemplados en la ley son la interceptación ilegal de infraestructuras críticas (de 10 a 15 años de cárcel y multas de hasta 200.000 birr), la interferencia con sistemas informáticos, causando daños a los datos de cualquier PC, el fraude informático, el acceso al ordenador sin autorización o el robo de identidad electrónica. Todo ello sin olvidar, en un país tan conservador como Etiopía, delitos relacionados con la distribución de la conducta sexual explícita, ya sea mediante textos, imágenes o vídeos eróticos, conductas todas ellas castigadas con entre cinco y diez años de prisión.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.