Ciber Cultura

“Canon AEDE”, ¿un primer paso para apagar la información en Internet?

internet-enlaces
Escrito por Esther Macías

¿Qué ocurrirá si, como prevé la modificación de la LPI, en vías de aprobación, se impone un canon a todo aquel que cite/enlace un contenido? ¿Cómo afectará a la libertad de expresión en general y al ámbito de Internet en particular? Sobre ello se debatió en el Encuentro digital sobre el “Canon AEDE” organizado por TICbeat.

El pasado mes de febrero el Ejecutivo español aprobaba un anteproyecto de ley por el que se modifica la actual Ley de Propiedad Intelectual (LPI) con la sorpresa de que éste –que aún debe pasar por el Congreso que dará luz verde o no a la nueva normativa– incluía una nueva regulación del derecho de cita, bautizada como “canon AEDE”, que está generando una fuerte polémica por el impacto que esta medida puede tener en los agregadores de contenidos en la Red, los blogs, los medios de comunicación digitales y, en definitiva, en cualquiera que quiera citar y enlazar a otro site dentro de su espacio web. Una tasa que, en caso de aprobarse, afectaría de lleno al Internet tal y como lo conocemos hoy y a los negocios digitales que cada vez emergen con más fuerza.

Con el fin de analizar cuál es el impacto real de la nueva ley TICbeat organizó ayer un debate digital sobre esta materia, moderado por Víctor Sánchez del Real, colaborador de TICbeat, profesor en comunicación digital y emprendimiento y mentor del Founder Institute, y en el que participaron el analista independiente Jaime García Cantero, también profesor en EOI, y Carlos Fernández Astiz, secretario general de la Asociación Española de Editores de Publicaciones Periódicas (AEEPP) y portavoz de la Coalición ProInternet, surgida a raíz de este anteproyecto. Un portavoz de la AEDE (Asociación de Diarios de Medios Españoles), invitado al debate con el objeto de dar voz a todos los implicados en esta medida, declinó la invitación a participar en el encuentro.

Qué es el “canon AEDE”, qué influencia tiene en Internet en general y los medios de comunicación en particular y cómo afecta a otros negocios digitales fueron algunos de los puntos que se trataron en la convocatoria. Fernández Astiz quiso dejar claro que la nueva tasa que se quiere imponer y que “gestionará una entidad dirigida por el propio Gobierno” –previsiblemente Cedro– no sólo afectará a los agregadores de contenidos como Google News o Menéame, por poner algunos ejemplos, sino “a todo aquel que cite y enlace con otro site en Internet, algo que constituye la esencia misma de la Red. Todo el que lo haga será obligado a pagar”.

Vídeo completo del Encuentro digital sobre el “canon AEDE” organizado por TICbeat

Origen de la medida

Pero ¿por qué se ha incorporado a la reforma de la LPI esta medida, una cláusula incluida a última hora y que ha sorprendido a todos? “Por la presión de una asociación de diarios [en referencia a AEDE] que persigue recoger dinero para subsanar las maltrechas cuentas de resultados de sus medios asociados”, apuntó Fernández Astiz. “Esto no es una ley ‘antiGoogle’ como se ha dicho en varias ocasiones. Es más, no estamos aquí para defender a Google. Pensar que esta normativa va a impactar en las cuentas de resultados de Google es ridículo”, añadió García Cantero, quien señaló que “aunque muchos piensan que este canon se centra en limitar el rol de los agregadores de contenidos va mucho más allá. Sus derivadas son bastante más peligrosas y su origen tiene que ver con el lobby mediático del país”.

Unos medios de comunicación, por otro lado, a los que la medida que defienden les penalizará en tráfico web. “No es que Google News suponga un porcentaje enorme a las visitas que tienen los diarios pero sí tendrá consecuencias negativas porque el buscador de Google se asocia al agregador de noticias”, recordó García Cantero. No obstante, “sí hay algunos diarios que reconocen, aunque no de forma pública, que la tasa supondrá un mordisco a su tráfico. En realidad quieren que Google News haga lo mismo que ahora pero que les pague”, precisó el portavoz de la Coalición Prointernet.

España, único país del mundo en el que se pagaría por citar y enlazar

Si la modificación de la LPI sale finalmente adelante, algo que se estima que se realizará en torno a octubre o noviembre, que es cuando se votará en el Congreso aunque no verá la luz hasta principios de 2015 –de momento todos los grupos parlamentarios han enviado enmiendas a la totalidad, excepto CIU y PNV– ocurrirá algo inédito, según García Cantero: “España se convertirá el único país del mundo en el que se paga por enlazar contenidos”. De hecho, en Alemania se impuso una medida similar en 2013, aunque los medios de este país autorizaron a Google a utilizar sus contenidos de forma gratuita; en Francia los medios de comunicación y la empresa de Internet llegaron a un acuerdo directo y Google creó un fondo de 60 millones de euros para fomentar la innovación en la prensa; en Bélgica el problema llegó hasta los tribunales y finalmente los medios dieron un paso atrás, de hecho numerosos medios del país no aparecieron en el buscador hasta finales de 2012.

El futuro de Internet, en juego

Con esta ley, “mal redactada, una chapuza y hecha con bastante ignorancia sobre el mundo de Internet”, según Fernández Astiz, “todos los que vemos la Red como una oportunidad y no como una amenaza nos estamos jugando nuestro futuro. De hecho, algunos agregadores de contenidos como Menéame, los grandes portales, responsables de blogs, etc. se plantean cerrar o irse de España”. “Al menos ya hay cinco empresas que están en trámites para irse fuera” –reveló García Cantero–. Y hay que recordar que cambiar de país en el mundo virtual es ahora tan fácil como hacer un clic”.

Fernández Astiz está convencido de que “esto coloca a España a la cola de la innovación. Muchas empresas de nueva creación, como los nuevos modelos de periodismo emprendedor, se verán colapsados por esta medida” que, según García Cantero, “en el corto plazo favorece a los grandes grupos mediáticos pero dificulta a los nuevos entrantes. De hecho son ya muchos los medios digitales de nueva creación que se han mostrado en contra de esta medida como Eldiario.es, Materia y un largo etcétera; medios que entienden la naturaleza de la Red”.

El “canon AEDE” va incluso más allá. “No solo atenta contra nuevos medios y profesiones como la de community manager”, como apuntó Sánchez del Real, “sino contra la difusión de la información y la misma libertad de expresión”, según Fernández Astiz. “Es más, con la nueva medida, desaparecerá la cita y el enlace pero aumentará el plagio de información”, apostilló García Cantero.

Además, al margen de la gran pérdida de tráfico que sufrirán muchos medios, la incapacidad de poder citar y enlazar supondría, según García Cantero, “el fin de Internet”. “¿Qué sería en la actualidad de la cultura, la ciencia, etc. sin el derecho de cita? Hoy es impensable un mundo sin este derecho. Además, Internet se basa en la hipertextualidad y la conexión”. Por no hablar, añadió, de qué pasará con la autocita: “Todo esto lleva al absurdo”, sentenció.

¿Un globo sonda?

En cualquier caso, los ponentes confían en que finalmente la modificación de la LPI que incorpora el llamado “canon AEDE” no salga adelante. “Creemos que podemos pararla”, reconoció Fernández Astiz. En realidad, indicó García Cantero, “el anteproyecto más bien parece un globo sonda lanzado por el Ejecutivo para intentar contentar a algunos grupos. Pensamos que es una propuesta de máximos que se irá modificando ya que es una ley indefendible”.

“El problema es que, si al final tiene éxito puede que determinados países como Italia, Alemania, Francia, Portugal, Argentina e incluso Brasil, siguieran la medida. Y esto supondría dejar en manos de Estados Unidos y Asia la innovación en Internet –concluyó Fernández Astiz–. No podemos hipotecar la Red con leyes tan idiotas como ésta”.

Imagen superior: Shutterstock

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.