Entretenimiento

Cada año que cumplo el tiempo pasa más rápido, ¿por qué?

el tiempo vuela

Existen varias razones que explican porqué sentimos que el tiempo pasa más rápido a medida que nos hacemos mayores. Descubre los secretos de tu reloj interno.

Si le hablas a un niño de un par de semanas le parecerá una eternidad, mientras que a un adulto se le pasará en un santiamén. Cada año nuestro cumpleaños parece estar más cerca del anterior, y los veranos llegan y se van en un abrir y cerrar de ojos. Para un niño de 5 años, esperando al día de navidad, 24 días pasan igual de rápido que un año para una persona de 76. Y es que, a medida que crecemos el tiempo pasa cada vez más rápido.

Existen varias explicaciones al paso acelerado del tiempo. Maximilian Kiener ha simplificado en una infografía la teoría planteada por el filósofo Paul Janet en 1897. El mismo explica como nuestra percepción del tiempo cambia porque comparamos cada año con la totalidad de tiempo vivido.

Por ejemplo, para un niño de un año, ese año es el 100% de su vida; no obstante, para un joven de 10 años, un año es una décima parte del tiempo vivido. Ahora aplica el mismo cálculo a una persona de 50 años: ese año  es una quincuagésima parte de su trayectoria.

El razonamiento del filósofo se complementa con otras explicaciones científicas. Para el neurocientífico David Eagleman las horas pasan mientras estudia la percepción del tiempo en su laboratorio del Baylor College of Medicine. El experto achaca el paso del tiempo al gasto energético de nuestro cerebro.

Invisibilidad, anonimato o distorsión del tiempo: ¿qué le hace Internet a tu cerebro?

Eagleman sostiene que cuando somos niños gastamos más energía cerebral porque estamos constantemente procesando conocimientos nuevos que debemos anotar en nuestra mente. No obstante, cuando ya los conocemos no tenemos que prestar tanta atención a los detalles, minimizando así el esfuerzo mental lo cual acelera el transcurso del tiempo.

A su vez, las múltiples experiencias nuevas que vivimos tienen lugar en nuestra juventud. Al guardar más recuerdos, concebimos esa época como un periodo de tiempo más extenso.Douwe Draaisma, profesor de psicología en la Universidad de Groningen, defiende dicha teoría. Mantiene además que a medida que crecemos las experiencias se convierten en “rutinas automáticas” de las que apenas somos conscientes.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!