Entretenimiento

Brian Krzanich (Intel) renuncia al consejo de empresarios de Trump por los disturbios racistas en Charlottesville

La batalla del odio que los supremacistas blancos han generado en EEUU y la tibieza con que Donald Trump ha criticado su existencia están provocando que los líderes empresariales den de lado al polémico presidente.

En los últimos días estamos asistiendo atónitos a las manifestaciones de los supremacistas blancos y otros grupos racistas en Charlottesville (Virginia, EEUU) que se han salado con la muerte de una mujer el pasado sábado. Unos comportamientos violentos y contrarios a cualquier principio de igualdad y respeto por los derechos humanos que, sin embargo, recibieron una tibia condena por parte del presidente del país, el siempre controvertido Donald Trump.

Con sus cabellos de oro por bandera, Trump criticó la violencia “procedente de muchos bandos” durante estos disturbios, sin rechazar de forma expresa la existencia y comportamientos nazis; algo que si hicieron su propio vicepresidente, Hillary Clinton o el expresidente Barack Obama. Estas declaraciones no tardaron en encender -todavía más- la mecha de odio hacia el máximo dirigente de la nación y, también, la decepción de algunos líderes empresariales.

Es el caso del consejero delegado de Intel, Brian Krzanich, quien ha mostrado su total repulsa por estas manifestaciones racistas y ha decidido dar plantón a Donald Trump por su laxitud moral. Y lo ha hecho donde más le duele: dejando el Consejo Americano de Fabricantes, una suerte de grupo de empresarios estadounidenses que servía para constatar la buena sintonía de la nueva Administración con el tejido corporativo patrio.

Ginni Rometty (IBM) critica la salida de Trump del Acuerdo de París… pero seguirá asesorándole

“Renuncié para llamar la atención sobre el grave daño que nuestro clima político dividido está causando a varios asuntos críticos, incluyendo la seria necesidad de abordar el declive de la industria estadounidense. La política y las agendas políticas han marginado la importante misión de reconstruir la base industrial de Estados Unidos”, ha explicado el directivo de Intel en un post. “Ya he dejado clara mi repulsa ante la reciente violencia generada por el odio en Charlottesville, y hoy he invitado a todos los líderes a condenar a los supremacistas blancos”.

Renuncié porque quiero progresar, mientras que muchos en Washington parecen más preocupados por atacar a cualquiera que no esté de acuerdo con ellos“, lanza el dardo Brian Krzanich. “Debemos honrar – no atacar – a aquellos que han defendido la igualdad y otros valiosos valores americanos”.

Krzanich se une de este modo a Kenneth Frazier, CEO del gigante farmacéutico Merck, y Kevin Plank, CEO de Under Armour, quienes también han decidido abandonar este órgano asesor el lunes como rechazo a la tibieza de Donald Trump a la hora de enfrentarse al racismo que todavía sigue vivo en EEUU.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.