Ciber Cultura

Bollywood y Hollywood, donde las comparaciones son odiosas

Escena de cine en Bollywood
Escrito por Juan Carballo

La industria cinematográfica india es la más prolífica del mundo y se caracteriza por sus elaboradas coreografías y una puesta en escena muy colorista. Sin embargo, la recaudación en taquillas sitúa injustamente Bollywood a la sombra de Hollywood.

¿Cómo un slumdog consiguió acertar todas preguntas en Quién quiere ser millonario? Jamal responde a los policías y les explica por qué conocía el nombre del famoso actor indio por el que preguntó el presentador de televisión. Allí, en la comisaría, les cuenta una historia de su niñez.

Cuando él era solo un niño, Amitabh Bachchan visitó la región donde vivía. Jamal se emocionó tan pronto escuchó el traqueteo de las aspas del helicóptero de la estrella de cine acercándose al slum. Estaba decidido a conseguir su autógrafo, pero un amigo de la infancia lo encerró en una letrina y se vio obligado a improvisar un plan. Decidió huir a través de la fosa séptica y así, cubierto de excrementos, consiguió presentarse ante gran mito del cine hindi.

Bollywood y Hollywood, dos industrias de éxito

Amitabh Bachchan es algo más que una celebridad en la India. Como decía Mark Cousins en su documental sobre la historia del cine del 2011, él es probablemente “el actor más famoso del mundo”. Ha aparecido en más de 200 películas indias y la revista Forbes estima que su fortuna personal ronda los 400 millones de dólares. Con todo, Bachchan es un desconocido para muchos espectadores occidentales. Esto evidencia la incomprensión y la indiferencia de Occidente sobre la industria de cine de la India.

Una industria con nombre propio

En Sholay, una película india de 1975, Thakur Singh contrata a dos ladrones (Dharamendra y Bachchan) para asesinar a al bandido que masacró a su familia. Es el gran papel de Bachchan. Este film de algo más de tres horas es uno de los más influyentes de la historia del cine indio. Precisamente en la década de los 70, el cine hindú superó a Hollywood en número de producciones y de espectadores. Se convirtió entonces en la industria cinematográfica más grande del mundo.

En el año 2012 se produjeron más de 1600 películas hindis, casi cuatro veces más estrenos que en Hollywood (476), y se vendieron más 2.600 millones de entradas, prácticamente el doble que su equivalente americano (1.358 millones). Los números reflejan el tamaño y la importancia de una industria que se identifica imprecisamente como “Bollywood”.

Amitabh Bachchan

Amitabh Bachchan

El término Bollywood fue acuñado en los 70 -la época dorada- para identificar al cine en lengua hindi que se producía en Bombai (Mumbai), India. Actualmente este nombre se usa para denominar erróneamente a la totalidad del cine hecho en el país asiático, olvidando así que existen otras corrientes cinematográficas que, entre otras diferencias, no hablan en hindú. Kollywood y Tamil Cinema son otros nombres de las industrias alternativas a Bollywood.

El juego de palabras no siempre es bien recibido porque menoscaba la independencia y la importancia del cine indio. En otras palabras, reduce el cine hindi a una mera parodia del americano. Si bien es cierto que existe una larga tradición de plagio de películas occidentales, esta industria emplea a miles de personas y es, como hemos visto, la principal productora del mundo.

Entradas del cine por unos céntimos

Sin embargo, la recaudación es muy distinta en ambos casos. Según los datos publicados por Statista, en el año 2014 el cine americano recaudó 10.800 millones de dólares mientras que su equivalente indio apenas generó 1.590 millones de dólares, quedando en cuarto lugar en el top five por detrás de Hollywood, del cine chino y del japonés. La película más taquillera de este año fue Chennai Express que obtuvo una recaudación de 65 millones. En Estados Unidos, por el contrario, la mayor recaudación la obtuvo “Transformers: La era de la extinción” con 1087,4 millones de dólares.

La películas de Bollywood tienen una duración de aproximadamente tres horas y se proyectan con un descanso en el medio. Predominan las historias románticas con elevadas dosis de drama, pero también hay lugar para la acción y la comedia, otros géneros muy demandados por el público indio. Además, la danza y las coreografías multitudinarias son un ingrediente casi siempre presente en este tipo de producciones, así como la ambientación colorista y los bellos paisajes.

 

No obstante, en los últimos años Bollywood ha diversificado las temáticas y ha prescindido en cierta medida de los números musicales para conquistar un nuevo público. Las productoras quieren competir en el ámbito internacional y el cine indio está penetrando con gran éxito en países latinoamericanos como Perú.

Bollywood busca diversificarse

Un ejemplo de producto internacional es My name is Khan, una película de 2010 que rebaja la escenografía típica hindú para atraer a un nuevo público. En ella actúan dos de los nombres más relevantes de la industria: el veterano Amitabh Bachchan y Shah Rukh Khan, uno de las últimas celebridades del cine de la India cuya fortuna se estima que ronda los 600 millones de dólares. Por el contrario, el actor más acaudalado de Hollywood es Tom Cruise con un patrimonio de 480 millones de dólares.

Mouline Rouge, Slumdog Millonaire, La vida de Pi, El exótico Hotel Marigold… son ejemplos de cómo el cine indio y el occidental pueden converger con éxito en taquillas. Statista calcula que el cine hindi tiene cerca de 3 millones de espectadores en Estados Unidos, pero el público hispanohablante todavía tiene mucho por descubrir en esta industria.

Sobre el autor de este artículo

Juan Carballo

Periodista de formación, curioso hasta la médula. Mi interés por la tecnología me viene de lejos, cuántas veces desconfiguré y arruiné aquel IBM de mi infancia buscando respuestas a la magia de la informática. Hoy sigo igual, pero esta vez mi objetivo es compartir esta pasión con vosotros y seguir aquí en la brecha.