Entretenimiento

BitTorrent resurge de sus cenizas gracias a Netflix y sus competidores

Escrito por Marcos Merino

El intercambio de vídeos con copyright a través de Bitorrent vuelve a crecer ante el coste del acceso a los contenidos exclusivos de todas las plataformas legales.

La compañía Sandvine ha hecho público su informe ‘Global Internet Phenomena’ sobre los hábitos de los usuarios de vídeos online, y en él se recogen datos de interés como que el vídeo actualmente representa el 58% de todo el tráfico global de la Red, o que tan sólo Netflix copa el 15% de todos los datos de Internet consumidos. Pero el informe también recoge otro dato sorprendente: tras varios años de declive, la piratería de contenidos con copyright está volviendo a aumentar, en paralelo al uso de BitTorrent.

BitTorrent, aunque con frecuencia se usa para distribuir archivos legítimos (por ejemplo, ISOs de sistemas operativos), también sigue siendo la opción favorita de los piratas de contenidos para difundirlos por la Red. Pero la clave reside en los cambios en su uso: si hace 7 años, en 2011, BitTorrent representaba el 52,01% del tráfico en redes de banda ancha fija en América del Norte, cuatro años más tarde la cuota de BitTorrent había descendido al 26,83%.

¿Descargas torrents? Puedes haber minado criptomonedas para otros sin saberlo

Dicho descenso se debió, según Sandvine, a la significativa mejora de la oferta de streaming legal a la que los usuarios tenían acceso, lo que los disuadía de recurrir a las descargas ilegales. Sin embargo, la oferta de streaming legal de vídeos y películas ha seguido creciendo e invadiendo el mercado de las productoras tradicionales. Ahora, buscan rentabilizar su inversión convirtiendo sus plataformas en terrenos amurallados cada vez más fragmentados: al contrario que Spotify y Apple Music, ambas con catálogos amplísimos que se superponen, sus equivalentes en el mundo del cine y la TV (Netflix, HBO, Hulu, Amazon, etc) han optado por ofrecer en exclusiva contenidos que sus rivales no podían distribuir.

El problema es que los consumidores cuentan con unos ingresos limitados y no pueden permitirse el lujo de pagar la cuota en todas las plataformas; por lo que, si descubren que una serie o película que desean ver no es ofrecido por la plataforma a la que están suscritos, su primera reacción no será suscribirse a otra de la competencia, sino desempolvar el viejo BitTorrent.

Vía | MotherBoard

Imagen | nrkbeta

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.