Ciber Cultura

Avería en el LHC, pero la culpa NO es de ninguna comadreja

lhc
Escrito por Marcos Merino

El Colisionador de Hadrones ha sufrido el aplazamiento de sus nuevos experimentos sobre el Bosón de Higgs a causa del involuntario sabotaje de un mamífero.

El experimento más caro de la historia de la Humanidad, el LHC o Gran Colisionador de Hadrones, tendrá que estar fuera de funcionamiento durante dos semanas. Sólo eso ya sería una noticia destacable, pero a eso se le añade en este caso la exótica causa de esa avería: una “comadreja” (según las primeras informaciones, luego desmentidas).

Según ha confirmado a la cadena estadounidense NPR Arnaud Marsollier, responsable del Departamento de Comunicación del CERN, los ingenieron que investigaron el incidente encontraron el cadáver carbonizado de un animal peludo al lado de un cable eléctrico mordido. Parece que este desafortunado ejemplar confundió el cable con un elemento comestible, dando como resultado una avería (y la descarga de 66.000 voltios que lo mató).

Pese a que Marsollier declaró que “todo parece indicar que se trata de una comadreja”, un usuario de Reddit compartió una foto del cadáver y los expertos parecen coincidir en que se trataría de otra especie de mustélido, la garduña.

No es la primera vez que ocurre algo similar: hace ya siete años, ya hubo problemas técnicos cuando un pájaro dejó caer un trozo de pan sobre sistemas eléctricos del LHC. Marsollier aclara que no es tan extraño que esto ocurra, dado las instalaciones se encuentran en pleno campo, a las afuera de Ginebra: “Tenemos animales salvajes por todas partes”.

Para muchos, no deja de ser gracioso que una infraestructura sometida a tan altos niveles de seguridad se vea ahora en esta situación por culpa de un pequeño animalillo. Pero, más allá de la anécdota, los responsables del LHC (recordemos, una estructura de varios kilómetros de largo capaz de hacer chocar protones a velocidades cercanas a la de la luz) se disponían a emprender nuevas pruebas relacionadas con el Bosón de Higgs (elemento popularizado por los medios con el nombre de ‘Partícula de Dios’) y ahora se verán obligados a retrasar todo el calendario de experimentos a causa del tiempo necesario para reactivar la gigantesca máquina.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.