Entretenimiento

Así fue la experiencia gravedad cero de Stephen Hawking

hawking en gravedad cero

Hace 11 años Stephen Hawking se bajó de su silla de ruedas y flotó en gravedad cero dentro de una nave de la compañía Zero G. Hoy, el fundador de la empresa, Peter Diamandis revela cómo fue la experiencia de Hawking en gravedad cero.

Stephen Hawking estudió el universo e iluminó a la humanidad desde una silla de ruedas, capaz de comunicarse con el único músculo que podía mover de todo el cuerpo – en la mejilla – y la ayuda de la tecnología.

Uno de los sueños de Hawking, que falleció ayer a los 76 años, era viajar al espacio y conocer lo que tantos años llevaba estudiando. Desafortunadamente no llegó a viajar rumbo otros planetas.

Eso si, pese a no poder viajar al espacio Hawking si tuvo la ocasión de subir a una nave y vivir la experiencia gravedad cero.

Hace 11 años Hawking se reunió con un gran admirador suyo, Peter Diamandis, fundador de la compañía XPrize que busca incentivar a emprendedores a encontrar soluciones para comercializar los viajes al espacio. El renombrado físico le preguntó directamente a Diamandis si podía llevarle al espacio, a lo que este le respondió que no…pero podía darle la experiencia de volar en gravedad cero.

La oportunidad de volar en gravedad cero sería maravillosa“, respondió Hawking, que también quería inspirar a otras personas que sufrieran de ELA.

Mientras que el propio Hawking aceptó, muchos rechazaron la idea. Un partner de la empresa de Zero G llamó a Diamandis preguntándole si estaba loco por poner al físico más famoso del mundo en gravedad cero. No obstante, la llamada que más impacto a Diamandis fue la de la Administración Federal de Aviación: “No puedes“, le dijeron rotundamente.

Diamandis consiguió llegar a un acuerdo y finalmente, tras un asesoramiento médico completo, determinaron que Hawking podía salir de su silla de ruedas y flotar en gravedad cero.

Los mejores libros de Stephen Hawking que no te puedes perder

Lo que a muchos les parecía una locura rápidamente se convirtió en uno de los mejores momentos de la vida de Diamandis. “Pude darle a este hombre la experiencia tan increíble que tanto quería“, reveló a Business Insider.

Por aquel entonces Hawking llevaba casi 4 décadas en una silla de ruedas y, pese a tener escasa movilidad en la cara, durante los 4 minutos que voló en gravedad cero tenía una sonrisa de oreja a oreja. “Fue asombroso“, declaró Hawking. “Espacio, allá voy“.

Puede que Hawking nunca llegará a aventurarse en el espacio, pero de lo que no cabe duda es que se acercó más a las estrellas que nadie.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.