Entretenimiento

Así es como la Teoría de la relatividad hace posible el viaje interestelar

teoria relatividad y viaje interestelar

Basándonos en la Teoría de la relatividad de Einstein, el viaje interestelar sería posible dentro de la vida humana, salvando una serie de detalles de ingeniería. Así es como la famosa ley podría ayudar en el viaje por el espacio.

Según la famosa Teoría de la relatividad enunciada por Einstein, el viaje interestelar tendría sentido y podría ser una realidad posible, al menos dentro de la vida humana.

El motivo para esta justificación se basa el el concepto de la aceleración. Nuestra condición humana hace que no podamos soportar mucha aceleración en nuestro cuerpo. Imponer a una persona mucho más de 1g de aceleración durante un período prolongado de tiempo, haría que esta experimentase todo tipo de problemas de salud. Si la Fuerza g a la que le sometiéramos fuera mayor a 10 g le llevaríamos a una muerte rápida.

Usos en la vida cotidiana de la Teoría de la relatividad de Einstein

La gravedad es una de las cuatro interacciones fundamentales en física y gracias a ella experimentamos por ejemplo nuestro peso, en la Tierra. Para hacerte una idea 1 gravedad o g es la aceleración que estas experimentando ahora mismo mientras lees este artículo.

Pero si te mueves, toses o estornudas esta aceleración aumenta, aunque por un espacio muy breve de tiempo. Su incremento también está en relación de nuestro peso.

En los viajes cuando necesitamos desplazarnos hasta un punto concreto, necesitamos acelerar hasta alcanzar la velocidad de viaje, y luego desacelerar nuevamente en el otro extremo, es decir nuestro destino.

Si estamos limitados a, digamos, 1.5 g por períodos prolongados, entonces en un mundo newtoniano en el que no existiría la teoría de la relatividad, esto supondría un gran problema si quisiéramos afrontar un viaje interestelar.

Y es que todos los tripulantes de esa nave morirían antes de llegar debido a la duración que este conllevaría o si aplicásemos aceleraciones más fuertes entonces no podríamos llevar a ningún ser humano porque no lo soportaría.

Es aquí que entra la relatividad de Einstein como una importante solución al problema.

Como explican con precisión en la web Mental Floss, tan pronto como lleguemos a cualquier punto cercano a la velocidad de la luz, entonces la hora local en la nave espacial se dilata, lo que nos permitiría poder llegar a lugares en mucho menos tiempo de lo que tomaría en un universo newtoniano.

Bajo la suposición de que no podemos acelerar más rápido que 1.5 g, entonces según el autor y la tabla que este ha confeccionado se debería acelerar a esa velocidad durante la mitad del recorrido, y luego desacelerar al mismo ritmo en la segunda mitad para poder detenerse en el lugar deseado.

aceleracion viaje espacio

Foto: Mental Floss

Como la tabla indica, en ella puedes ver que para llegar a destinos que se encuentran a más de 50 años luz de distancia, la relatividad supone muchas más ventajas que en distancias más cortas.

Y más allá de 1000 años luz, es solo gracias a los efectos de esta teoría se podría llegar, teniendo en cuenta la duración de una vida humana.

De hecho, si continuamos con la tabla, como resalta el autor, se podría atravesar todo el universo visible, 47 mil millones de años luz más o menos dentro de una vida humana, que estima en 28 años más o menos al explotar los efectos relativistas.

Pero aunque parezca que entonces gracias a la relatividad los viajes interestelares no solo serán posibles si no que llevarán al ser humano allí donde quieras, esto no es del todo así.

¿Quién liderará la batalla por conquistar el espacio en 2018?

Primero, el efecto como es evidente solo afectaría a los viajeros. Los tiempos de la Tierra serán mucho más largos.  Entonces,  como se ha visto en numerosas películas de esta temática, al regresar los tripulantes de la nave comprobarían que en su planeta han transcurrido miles de años. Y ya no es solo que sus familias habrían muerto, sino que los encargados de dicha misión en la Tierra nunca descubrirían los resultados de esa misión.

En cuanto a otro de los problemas que surge en los viajes interestelares de carácter más inmediato y práctico está en relación a  la cantidad de energía que se necesita para acelerar algo hasta las velocidades relativistas que estamos usando aquí. Es decir nuestras naves necesitarían cantidades astronómicas de energía.

Tomando como ejemplo el viaje a la Nebulosa del Cangrejo, necesitaríamos proporcionar aproximadamente 7 x 1020J (julios) de energía cinética por kilogramo de nave espacial para alcanzar la velocidad máxima que estamos usando.

SpaceX trasportará un superordenador a la Estación Espacial Internacional

Aunque para esto el artículo propone una solución. Aunque la cantidad sea desmesurada existe una fuente capaz de proporcionarla: el Sol. De esta manera, en teoría, solo necesitaríamos unos segundos de salida Solar (más una Esfera Dyson) para recolectar la energía suficiente para poder acelerar una nave de un tamaño razonable hasta esa velocidad.

Pero  si esto lo tratamos como un mero problema de ingeniería y pensamos que es algo que la tecnología podría solucionar en unos años, entonces es asumible que conseguiremos llevar nuestras naves espaciales a esas velocidades. Y una vez conseguido esto podemos ver cómo la relatividad permite el viaje interestelar.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.