Ciber Cultura

Apple se enfrenta al FBI y Google la apoya

Apple se enfrenta FBI
Escrito por Óscar Condés

Los de Cupertino se niegan a ayudar al FBI a desbloquear el iPhone de un presunto asesino por razones de seguridad, y ya son varias las empresas que la apoyan.

Como os contábamos ayer, ha estallado una nueva batalla en la guerra por la seguridad entre las autoridades estadounidenses y las compañías tecnológicas. Al parecer, una jueza federal de California ha ordenado a Apple a proveer asistencia al FBI para desbloquear el iPhone 5c que usaba uno de los supuestos terroristas que estuvieron involucrados en el ataque de San Bernardino ocurrido a primeros de diciembre del pasado año y el que murieron 14 personas.

El móvil está protegido por una contraseña lo que ha impedido que las fuerzas del orden hayan podido investigar el contenido encriptado que contiene. Y es que los iPhone tienen un sistema de autoborrado que se activa después de diez intentos frustrados de introducir la contraseña, haciendo imposible en ese caso acceder a los datos. La agencia federal estadounidense quiere, como es lógico, que Apple desactive este sistema de seguridad para acceder al teléfono.

Apple se niega

Pero la empresa de la manzana se ha negado a ello y ha emitido un comunicado. En él, se alega que Apple ha colaborado con el FBI proporcionándoles todos los datos que poseían y facilitándoles la ayuda de ingenieros de la empresa como asesores. Sin embargo, “ahora el gobierno de EEUU nos ha pedido algo que simplemente no tenemos, y que consideramos demasiado peligroso. Nos han pedido que construyamos una puerta trasera para los iPhone”, comenta Tim Cook, CEO de Apple.

En concreto, el FBI quiere que hagan una nueva versión del sistema operativo para el iPhone que eluda varias características de seguridad importantes y que lo instalen en un teléfono recuperado durante la investigación. “En las manos equivocadas, este software (que no existe hoy día), tendría el potencial de desbloquear cualquier iPhone que uno tuviera en sus manos. El FBI puede usar diferentes palabras para describir esta herramienta, pero no se equivoquen: La construcción de una versión de iOS que se salte la seguridad de esta manera sería sin lugar a dudas crear una puerta trasera. Y aunque el gobierno puede argumentar que su uso estaría limitado a este caso, no hay ninguna manera de garantizar dicho control” concluye Cook.

Google echa una mano

Varias son las empresas del sector tecnológico que han apoyado públicamente a Apple en su enfrentamiento con el FBI. Uno de los primeros fue Jan Koum, cofundador de WhastApp quien en su perfil de Facebook apoyó la actitud de Tim Cook con contundencia: “No debemos permitir que se establezca este peligroso precedente. Hoy nuestra libertad está en juego“.

Poco después el famoso ex analista de la NSA Edward Snowden lanzaba un mensaje en su cuenta de Twitter donde decía que se trata de “el caso tecnológico más importante de la última década” y tiraba una piedra a la ventana de Google afirmando que “el silencio de Google significa que ha tomado partido, pero no del lado del público”.

Muy probablemente esto haya tenido que ver en que Google no haya tardado mucho en pronunciarse, a través de su consejero delegado, Sundar Pichai, que ha recurrido también a la red social Twitter. Pichai ha respaldado a Apple en cinco tuits consecutivos en los que afirma que “obligar a las empresas a permitir el hackeo de sus productos podría poner en peligro la privacidad de los usuarios. […] Construimos productos seguros para mantener su información segura y damos acceso a las fuerzas de seguridad a datos en base a órdenes legales válidas, pero esto es totalmente diferente. […] Podría ser un precedente preocupante”. Para acabar, Pichai propone abrir un debate reflexivo y abierto sobre esta importante cuestión.

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.