Entretenimiento

Amazon está cultivando la flor más grande y pestilente del planeta

Amazon está cultivando la flor más grande y pestilente del planeta

El aro gigante o bunga bangkai (del indonesio, “flor cadáver”) se trata de la flor más apestosa y de mayores dimensiones del mundo. Te contamos el motivo por el que Amazon la está cultivando en Seattle.

Amazon ha presentado recientemente sus nuevas tres biosferas arquitectónicas en Seattle, destinadas a proporcionar un ambiente óptimo a los trabajadores de su plantilla y que también buscan revitalizar la ciudad y preservar miles de especies. Las tres estructuras se encuentran interconectadas para generar un amplio espacio con luz natural y abundante vegetación y pueden visitarse, aunque no están concebidas para un público exterior. En total, contienen 40.000 plantas procedentes de 400 especies distintas.

El mini huerto hidropónico de Ikea crece tres veces más rápido que uno tradicional

Este proyecto se suma a las compañías que persiguen motivar a los trabajadores a través de innovadores diseños sostenibles, contacto con la naturaleza y sonido procedente de la fauna y la flora, como el agua, para incentivar la productividad. Uno de los cultivos que está generando mayor expectación es de la flor conocida bunga bangkai, “Amorphophallus titanum” o flor cadáver, procedente de la selva indonesia de Sumatra.

Además de su gigantesco tamaño, su nombre popular alude a su pestilente olor, muy similar al de la carne putrefacta y cuya función es la de atraer a los insectos polinizadores para que se encarguen del intercambio de polen necesario para su reproducción. 

Flor apestosa cultivada por Amazon

Imagen | Duncan Reddish

El periodo de crecimiento de esta pestilente y enorme planta ronda la década, a un ritmo de diez centímetros diarios hasta finalizar su periodo. Cuando alcanza su tamaño definitivo puede llegar a vivir cuarenta años y pesar 75 kilos. Después de esto, la “flor” únicamente vive durante 3 días. Cada planta tiene un tubérculo del que brota una sola hoja y un único tallo que puede alcanzar un metro de altura. De este a su vez nace una inflorescencia en espádice -que alberga las auténticas flores de la planta- y que casi puede llegar a los 3 metros.

Desde Amazon han apostado por el cultivo de esta flor cadáver ya que no existen demasiados invernaderos en el mundo dedicados a su preservación. De este modo, dentro de algunos años podrá registrarse su crecimiento y observar sus vivos colores, siempre y cuando los curiosos sean capaz de soportar tu apestoso hedor.

Imagen | Wikimedia Commons

Fuente | Vice

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.