Entretenimiento

La solución a los atascos en las grandes ciudades se halla en este algoritmo

Este algoritmo permite acabar para siempre con los atascos simultáneos

En tiempos de polución, atascos infinitos y regulaciones para paliar el problema de los altos niveles de contaminación, un investigador ha desarrollado un algoritmo destinado a resolver el problema de los atascos en las grandes urbes.

Los atascos son un foco de estrés para los conductores de vehículos, además de un factor que incrementa el consumo energético y la contaminación. Para completar la alternativa del ride-sharing, en el que varios usuarios comparten vehículo, un investigador español del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desarrollado un algoritmo para optimizar este método y reducir el número de automóviles en las carreteras de las grandes ciudades. 

Carmena asegura que la Gran Vía de Madrid será peatonal en tres años

Este modelo matemático, plasmado en el último número de la revista ‘PNAS’, utiliza Nueva York como referente. Promete bajar los taxis de la metrópolis a 2.000, reduciendo su circulación simultánea al 15% con respecto a la actualidad, mientras se cumpla la condición de que estos aumenten su capacidad hasta 10 personas. Con vehículos de cuatro plazas, la cifra aumenta hasta los 3.000, todavía muy por debajo de los 13.000 que circulan por sus calles.

El funcionamiento del algoritmo se basa en la recepción de las llamadas de los taxis para optimizar la ruta de los vehículos y la asignación de los pasajeros. El precio a pagar es poco: unos cinco minutos de retraso, que equivalen a encontrar un sitio donde aparcar con tu coche. A cambio, este modelo matemático brinda la posibilidad de mejorar la calidad de vida, los costes para los usuarios y las ganancias por vehículo.

De hecho, en Estados Unidos los atascos implican un coste anual de 121.000 millones de dólares,  cifra equivalente al 1% de su PIB, sin contar el aumento de las emisiones o del número de accidentes.

De 13.000 a 3.000 taxis en Nueva York

El algoritmo permitiría reducir los 13.000 taxis de Nueva York a menos de 3.000, y sería aplicable a otras grandes ciudades como Madrid o Barcelona. La fórmula del ride-sharing permite que los usuarios compartan espacio y reduzcan costes, una filosofía que ponen en práctica empresas como Uber, cuyo servicio Uberpool, activo en ciudades norteamericanas, ofrece viajes hasta un 40% más baratos para aquellos que esperen y recojan a otros pasajeros.

Este algoritmo también beneficiaría a los taxistas, que podrían ganar el mismo dinero con turnos más cortos, sin tener que estar durante varios lapsos del día en espera. Javier Alonso, el autor principal del estudio, asegura que podría aplicarse en Madris y en otras ciudades, aplicarse a las flotas de coches autónomos y reasignar los coches vacíos a las zonas con mayor demanda.

Vía | El Confidencial

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.