Ciber Cultura

Airbnb limita los alquileres en Amsterdam a 60 días al año

airbnb
Escrito por Alexandre Lázaro

La plataforma ha logrado un acuerdo con las autoridades por el que se compromete a no dejar que sus usuarios alquilen sus casas más de 60 días al año.

Cada vez son más los usuarios que optan por alquilar una vivienda privada para pasar unos días de descanso en cualquier ciudad en vez de ir a un hotel. Desde el día 1 de enero este servicio en Ámsterdam quedará limitado a 60 días al año.

Las autoridades de la capital de los Países Bajos han llegado a un acuerdo con los dueños de la startup para que se apliquen las mismas normas municipales para todos, ya que hace algunos años que se impuso la regla de que los ciudadanos no podían alquilar sus propiedades a los turistas más de dos meses en un año.

James McClure, director general de Airbnb en el norte de Europa, señaló que: “Estas nuevas medidas son un ejemplo para el mundo. Esto muestra que se pueden lograr resultados positivos cuando los políticos y Airbnb trabajan juntos”.

Con este nuevo acuerdo se espera que disminuyan las molestias a los ciudadanos causadas por la masificación del turismo, uno de los grandes problemas que tiene Ámsterdam, que anualmente recibe una media de 17 millones de visitantes, cifra que no para de crecer.

No es el primer trato que el ayuntamiento de la ciudad consiguió de Airbnb, en 2014 un pacto entre ambas partes consiguió que la startup diese un 5% de la recaudación de cada alquiler a las arcas municipales.

La capital holandesa no es la primera que ha batallado con la compañía para conseguir esta medida, Nueva York o San Francisco ya han pedido a la plataforma que limite los alquileres de los apartamentos de sus ciudades aunque en este caso no han tenido éxito y cualquier dueño de un piso puede alquilarlo los 365 días del año, de momento. Otras como Barcelona han decidido multar directamente a la empresa porque consideran que se crea una competencia desleal y afecta a la calidad de vida de los vecinos de la zona.

Lo cierto es que Airbnb se ha convertido en una herramienta extremadamente popular para conseguir pasar unos días en cualquier lugar del mundo sin tener que pagar los altos costes de un hotel, así que es lógico que las ciudades quieran regular estos nuevos  alojamientos.

 

Sobre el autor de este artículo

Alexandre Lázaro