Ciber Cultura

Los planes del Club Bilderberg para ‘someter’ a la humanidad con la tecnología

Sede de la reunión del Club Bilderberg en Austria

El Club Bilderberg usará el Big Data, el Internet de las Cosas o las smart cities para someter a la humanidad, afirman las teorías conspirativas.

Muchas de las teorías de la conspiración guardan una estrecha relación con la tecnología. Desde la misteriosa base militar Área 51 hasta el control mental por medio de las vacunas o microchips, el uso de ciertas innovaciones para controlar a la humanidad es una constante en la rumorología, unas teorías cuya repercusión se ha multiplicado con la aparición de Internet.

Y, entre todo este maremoto de visiones conspirativas, hay una tendencia clara a señalar a distintas élites mundiales como grupos secretos que persiguen objetivos tan perversos y heterogéneos como la extinción de las clases pobres del planeta o el manejo de los ciudadanos como si fueran marionetas. Y uno de esos grupos repetidamente acusados de querer dirigir los designios de la humanidad es el Club Bilderberg.

El Club Bilderberg es una agrupación de unos 150 altos directivos, empresarios, políticos e, incluso, monarcas que se reúnen desde 1954 de forma periódica para analizar las tendencias sociales, económicas y políticas de todo el mundo, compartiendo experiencias y estrechando lazos en pro de un gobierno mundial centralizado.

En el club han participado o participan gran parte de los máximos magnates de Estados Unidos y Europa, incluyendo representantes de Google, Microsoft, Facebook o LinkedIn, por el lado tecnológico. Asimismo, en nombre de España, acuden regularmente la propia reina emérita, Doña Sofía, así como el presidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián, y el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, entre otros.

Sin embargo, los críticos afirman que en estos encuentros es donde realmente se deciden las políticas y se marcan las líneas de actuación de distintos gobiernos y multinacionales, a espaldas del pueblo, ya que todas las reuniones y su contenido son completamente secretos. Y, entre otras fórmulas para ‘someter a la humanidad’, la tecnología se está convirtiendo en el arma favorita de estas élites para controlar a sus coetáneos, afirman los círculos conspirativos.

El Big Data permitiría a las élites seguirnos las 24h

El periodista y experto en el Club Bilderberg Aaron Dykes ya denunció en 2014 que las grandes compañías y políticos están afrontando el fin de la privacidad como una oportunidad para reforzar el control social sobre la humanidad, al utilizar el Big Data o el Internet de las Cosas como fuente de información para que todos nuestros movimientos sean monitorizados y manejados a su antojo por las multinacionales.

Primera reunión del Club Bilderberg

Según Dykes, en el año 2025 los dispositivos electrónicos “enviarán a Internet muchísima más información sobre una persona que la que podría enviar esa misma persona por si misma jamás”. Una tendencia que se verá aún más destacada con el auge de las ciudades inteligentes, ya que el Club Bilderberg confía en que para 2050 vivamos en smart cities tan densamente pobladas que las élites podrán controlar todos los flujos de datos en tiempo real y tomar decisiones sobre nuestras vidas de manera mucho más sencilla que hasta ahora.

Industria militar y financiera usarán nuestros datos

Otra de las vías por las que el Club Bilderberg quiere usar la tecnología para jugar con la humanidad será la interrelación de los datos que manejan compañías como Google, Microsoft o Facebook con la actividad de otras grandes empresas, también representadas en esa asociación, como pueden ser bancos, compañías de seguros o, incluso, la industria militar.

De este modo, y dando la razón a los más recelosos de la privacidad online, las principales empresas del mundo accederían a datos electrónicos de toda la sociedad, incluso contra su voluntad, adaptando así mejor las ofertas, productos y servicios, o directamente manipulando las variables económicas y del mercado para su propio beneficio.

Pocos detalles concretos se conocen sobre las intenciones del Club Bilderberg, fruto precisamente de ese halo de misterio que rodea a sus encuentros. Sin embargo, a esta agrupación se le atribuyen grandes méritos en la historia del capitalismo (como la creación del euro, la transición española o la reunificación alemana, entre otros), con lo que quién sabe si debemos tener miedo de sus decisiones… o no.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.