Entretenimiento

9 trucos curiosos para hackear tu cerebro

9 maneras inteligentes y sencillas de hackear tu cerebro

Existen algunos trucos y curiosidades que puedes poner en práctica para hackear tu cerebro y obtener las respuestas que deseas de tu organismo a la hora de reducir el dolor, calmar la ansiedad o mejorar tu visión nocturna, entre otras.

Aunque puede que todavía no lo sepas, tu cerebro es una máquina maravillosa que posee trucos y atajos que puedes usar a tu favor para mejorar tu rendimiento y tu estado de ánimo, solucionar problemas o facilitar la aparición de sensaciones positivas.

7 técnicas para memorizar lo que desees, según los expertos

Si en otras ocasiones te hemos propuesto acertijos y puzzles para entrenar tu mente, consejos para mejorar tu memoria y ser más inteligente o técnicas para recuperar la concentración, hoy le toca el turno a una serie de trucos curiosos que te permitirá hackear tu cerebro. Estas vacaciones de Semana Santa pueden ser una gran ocasión para ponerlos en práctica.

Trucos curiosos para “hackear” tu cerebro

  • Tose cuando te pongan una vacuna o inyección: Toser es una forma muy sencilla de reducir el dolor, tal y como demostró un experimento científico llevado a cabo en Alemania. En él se administraron dos rondas de vacunas a un grupo de 20 personas. La primera vez, los sujetos de prueba simplemente la recibieron, mientras que para la segunda vez recibieron la indicación de toser al recibir la inyección. 19 de los 20 sujetos de prueba afirmaron sentir menos dolor gracias a la tos. 
  • Piensa en otro idioma para tomar decisiones importantes: Las lenguas extranjeras están “almacenadas” en una parte de tu cerebro que se activa cuando las usas. Si quieres tomar una decisión racional y no emocional, piensa en ellas.
  • Camina para obtener grandes ideas: Como decía Nietzsche, “todas las grandes ideas son concebidas caminando.” Caminar te sume en un estado de relajación y oxigena tu cuerpo y cerebro. Cuanto mejor sea la respiración mejores resultados obtendremos, por lo que intenta ensayar respiraciones lentas, completas y profundas.
  • No toques un objeto si no lo quieres comprar: Cuando ves algo que te gusta, tu deseo de comprarlo aumenta -es por ello que existen modelos de visualización y unidades de prueba-. Si tienes la cartera vacía esta semana, no toques el objeto que te gustaría adquirir.
  • Usa tu mano no dominante para mejorar tu autocontrol: Los investigadores descubrieron que usar tus manos no dominantes para tareas mundanas -desde comer cereales a abrir puertas, durante dos semanas mejora el autocontrol, ya que este funciona como un músculo. Mientras lidias con tu mano menos dominante fortaleces tu autocontrol.
  • Para ganar competiciones y ligar, vístete de rojo: Aunque te parezca una locura, se ha demostrado que los atletas que usan el rojo son más propensos a vencer a sus oponentes, mientras que en muchas especies de primates, ciertas partes relevantes del cuerpo se tiñen de rojo cuando un animal está listo para aparearse. En otras, este color está relacionado con la agresión y dominación.
  • Sopla tu pulgar si sientes ansiedad: Aunque parezca muy extraño, funciona. Tu pulgar tiene su propio latido, que puedes percibir con más intensidad cuando estás ansioso o estresado. Con este truco podrás enfriar tus manos calientes, alentando a tu corazón a disminuir la velocidad. Si además, haces respiraciones lentas y profundas, te dirás a tu sistema nervioso que el peligro ha pasado.
  • Pégate una ducha para relajarte: La ducha caliente tiene doble efecto, ya que por una parte contribuye a liberar dopamina y también endorfinas por el torrente sanguíneo, haciendo que te sientas más feliz y relajado.
  • Alivia el dolor diciendo palabrotas: Las obscenidades e improperios cumplen un propósito fisiológico, como demuestran algunos experimentos científicos. En uno de ellos, los sujetos debían sumergir sus manos en cubos de agua helada. A medida que el dolor afloraba, debían decir una palabrota o una palabra neutral. Los resultados revelaron que jurar aumentó la tolerancia al dolor, aumentó la frecuencia cardíaca y disminuyó el dolor percibido en comparación con no maldecir.

Fuente | Mental Floss

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.

2 Comentarios

  • Me gustó el artículo 😃
    La traducción no tanto: “jurar aumentó la tolerancia al dolor”… 😓

  • Hola Antonio. Jurar también significa “decir palabras o expresiones malsonantes y ofensivas contra algo o alguien”, siendo sinónimo de maldecir, blasfemar o decir palabrotas.