Entretenimiento

5 sencillas cosas que puedes hacer para salvar al planeta del cambio climático

¿Qué puedo hacer para parar el cambio climático? Empieza por estas 10 cosas

El nuevo informe de la ONU ha dejado claro que si seguimos contaminando la Tierra como venimos haciendo hasta ahora, el cambio climático llegará en 2030 a un punto irreversible. Te explicamos 5 sencillas cosas que puedes hacer para salvar el planeta.

La investigación que ha publicado el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU ha evidenciado la urgente necesidad que existe de cambiar nuestros hábitos si no queremos que el planeta sufra las peligrosas consecuencias del cambio climático.

Esta investigación hace hincapié en que si no cambiamos nuestros hábitos de vida actuales, en el año 2030 podríamos cruzar el umbral de aumentar en 1,5 grados centígrados la temperatura de la Tierra en relación con la temperatura preindustrial, y esto conlleva graves desastres naturales.

Por eso, para evitar que se produzca este aumento de temperatura que producirá sequías, incendios forestales, y numerosas catástrofes climáticas, debemos hacer algo por cambiar la situación actual del planeta.

2030: la fecha límite para detener un cambio climático irreversible, según un informe

Aquí te contamos 5 cambios sencillos que puedes hacer en tu vida cotidiana (si verdaderamente eres una persona concienciada con el cambio climático y el cuidado del planeta es posible que ya cumplas estos hábitos) y que harán que el cambio climático se detenga en la mayor medida posible, ya que nosotros somos los únicos que podemos hacer algo para arreglar este problema que nosotros mismos hemos creado:

  1. Utiliza el transporte público: Puedes optar por ir en transporte público y así reducir las emisiones de carbono de tu coche, o reducir la cantidad de energía que utilizan ya que producirla en las fábricas también genera contaminación. Pero sin duda la opción que más ayudará a paliar el cambio climático es ir en bicicleta, y además te mantendrás en forma. Si debes hacer trayectos largos, el tren será mejor opción que el avión ya que contamina menos.
  2. Ahorra energía: Hay pequeños hábitos cotidianos que puedes cambiar y que ayudarán enormemente al planeta. Por ejemplo, en lugar de utilizar una secadora de ropa, pon la ropa a secar al sol. No gastes electricidad innecesaria, desenchufa los electrodomésticos cuando no estés utilizándolos.
  3. Consume menos carne: Producir carne roja provoca mayores emisiones de gases de efecto invernadero que la de pollo, frutas o verduras. También los productos lácteos producen grandes emisiones de gases de efecto invernadero tanto en su producción como en su transporte.
  4. Reciclar y reutilizar (hasta el agua): Reducir tu basura alimenticia ayudará enormemente al medio ambiente, y por supuesto, si todavía eres de las personas que no reciclas plásticos, vidrio o papel en casa, es el momento de mirar por el planeta y dar el paso. Todo lo que sea reutilizable, úsalo. Incluso el agua, ya que tener la suerte de abrir el grifo y que salga agua potable y limpia es un lujo que no existe en la mayoría del planeta, así que no lo malgastes y cuida cada gota de agua que dejes caer.
  5. Informa y enseña a las personas de tu alrededor: A  veces pensamos que todo el mundo está concienciado sobre el reciclaje, el no malgastar agua, pero no es así. Así que enseña y explica a las personas que te rodean qué podemos hacer para que el planeta no sufra las catástrofes que se avecinan si no cambiamos nuestros hábitos. Ayuda a tus vecinos a separar las bolsas de reciclaje, y explica a tus familiares por qué es tan importante estar concienciado y no pensar solo en el bienestar propio.

Así, siendo conscientes de que este problema es un problema de todos, y sabiendo que si no cambiamos nuestros hábitos en 12 años los resultados serán devastadores, podemos crear conciencia en el resto de personas que nos rodean y juntos poder reducir los efectos del cambio climático que ya se están dando en la Tierra, y que podrían ser peores si no cambiamos ya nuestra forma de vida.

Vía | BBC

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández