Entretenimiento

5 claves para reducir la huella ecológica de tu ropa y calzado

5 claves para reducir la huella ecológica de tu ropa y calzado

La ropa y el calzado que llevas encima tienen carga ambiental y están estrechamente relacionados con tu huella ecológica en la Tierra. Si tu propósito es reducirla y cuidar más el medio ambiente, no te pierdas nuestros consejos.

La huella ecológica -a menudo conocida como su vocablo original en inglés, footprint–  se trata del indicador que revela el impacto ambiental que producen las actividades humanas sobre los recursos existentes en el planeta y la capacidad ecológica de éste para regenerarlos.

Ya que las actividades que producen mayor huella ecológica son la quema de combustibles fósiles, la agricultura, la ganadería y las industrias maderera y pesquera, a menudo se destaca que podemos realizar acciones como consumir menos carne, tener menos hijos o coger menos aviones -especialmente los de larga distancia-, así como retrasar la obsolescencia programada de los dispositivos tecnológicos que empleamos, pero, ¿te has parado a pensar qué hay de la ropa?

Conoce la huella de carbono que generas en Internet y las redes sociales

Tu camiseta, tus tenis o tus vaqueros también ha dejado a su rastro una huella ambiental muchas veces desconocid ae ignorada a conciencia en la era del consumo masivo en el que vivimos. Alargar su vida útil de la ropa, conocer los materiales con los que está elaborada o saber su procedencia te pueden ayudar a reducir las toneladas de CO₂ que hay detrás de la industria textil, caracterizada por una sobreexplotación de materias primas, toxicidad -de numerosos tintes sintéticos que emplean metales pesados como plomo, niquel, biocidas y arilaminas- y en muchos casos, explotación laboral con condiciones de poca seguridad, salubridad e incluso trabajo infantil.

Desde la web de Sostenibilidad.com destacan que el holandés Arjen Hoekstra -padre del concepto de huella hídrica- estima que en la fabricación de una simple camiseta de algodón de 250 gramos se emplean unos 2.900 litros de agua, una cifra que sube hasta los 11.800 litros en el caso de unos pantalones vaqueros de un kilo. En España, cada persona produce hasta diez kilos en concepto de residuos relacionados con la ropa y el calzado, una práctica que requiere repensar la calidad sobre la cantidad.  

5 consejos para reducir la huella ecológica de tu ropa

Greenpeace y otras asociaciones ecológicas vierten útiles consejos sobre cómo reducir la huella ecológica de la ropa:

  • Conserva tu ropa y prolonga su vida útil: No te enganches a la adicción de la moda rápida, sino que aboga por repensar la relación con la que ya tienes, favoreciendo su cuidado y conservación durante el mayor número posible de años. Según datos de Greenpeace, si conservas tu ropa uno o dos años más reduces sus emisiones de CO2 en un 24%, además de favorecer un menor gasto de agua y materias primas. Otra de las ventajas es que propiciarás que menos químicos y pesticidas dañen ríos, suelos y la vida silvestre. También reducirá el uso de combustibles fósiles, ligado al transporte y a la logística de la ropa y del calzado.
  • Do It Yourself: En tiempos de consumo rápido y todo a un clic, ¿qué mejor que aprender a hacerte tu propia ropa y de este modo, poner en valor los materiales y el proceso de elaboración? Para ello aprende costura, transforma los residuos en objetos de valor, recicla y reutiliza la ropa -por ejemplo, en vez de tirarla, reconviértela en un pijama, ropa de deporte o en trapos- y aprende a hacer arreglos para prolongar la vida útil de tus prendas.
  • Intercambio de ropa y herencia para familiares: Favorecer el intercambio de ropa con tus amigos -por ejemplo, a través de un grupo de Facebook o de WhatsApp- es una forma simple y efectiva de alargar la vida de tu ropa. También puedes prestarla o, en el caso de que te quede pequeña, que la hereden los más pequeños de la familia o hijos de amistades.
  • Apuesta por una segunda vida de la ropa: Greenpeace destaca que una alternativa es comprar en tiendas de segunda mano y vintage, centros de bricolaje y artesanía, talleres de reparación, mercadillos de ropa o de intercambio de prendas de vestir, apostando por la calidad de muchos tejidos y prendas de antaño, en lugar del fast food actual de baja calidad. También tú puedes vender o intercambiar ropa empleando plataformas como Wallapop, Chicfy o Vibbo.
  • Infórmate a fondo sobre su origen y composición: Lo ideal es apostar por negocios locales con una producción local y con principios sostenibles. De no ser así, fíjate en el etiquetado –puedes consultarlo aquí-, rastrea los principios y el proceso de producción de los establecimientos en los que compras e investiga a fondo qué prendas puedes adquirir para ser usadas durante años. Rechaza la compra impulsiva y contrasta siempre la información.

Si tienes interés en averiguar tu huella ecológica, puedes completar las sencillas encuestas de la web tuhuellaecologica.org. Esta plataforma te permite transitar hacia unas acciones más sostenibles conociendo cómo se usa la energía en tu hogar, el porcentaje de agua, los kilómetros que recorres al año o la cantidad de basura que generas.

En la siguiente infografía puedes profundizar en los ocho materiales más comunes presentes en la ropa y cómo es la huella ecológica que generan.

5 claves para reducir la huella ecológica de tu ropa y calzado

Infografía | Wunderlabel

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.