Entretenimiento

2030: la fecha límite para detener un cambio climático irreversible, según un informe

Lucha contra el cambio climático

El cambio climático ya está haciendo estragos en el planeta, con un aumento de los desastres naturales, sequías y la inminente desaparición de las barreras de coral; el año 2030 es el límite que tenemos para conseguir que este cambio no sea tan catastrófico y devastador.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC) ha expuesto un nuevo informe en el que afirma que el planeta va a alcanzar el límite decisivo de 1,5 grados centígrados por encima de la temperatura de la época preindustrial en el año 2030, por tanto este el año límite que nos da la Tierra para evitar un desastre sin retorno.

Este estudio se ha realizado en base a las emisiones actuales de gases de efecto invernadero, y si seguimos emitiendo estas cantidades, en el 2030 la catástrofe comenzaría a desarrollarse.

Pero a pesar de que las expectativas de aumentar 1,5 grados la temperatura actual del planeta son negativas, el informe predice que incluso podríamos llegar a superar la barrera del aumento de 1,5 grados, lo que supondría mayores cambios realmente devastadores.

“Esto es preocupante porque sabemos que hay muchos más problemas si superamos los 1.5 grados C de calentamiento global, que incluyen más olas de calor y veranos calurosos, un mayor aumento del nivel del mar y, en muchas partes del mundo, peores sequías y lluvias extremas”, afirma Andrew King, profesor de ciencias del clima en la Universidad de Melbourne a la CNN.

La única forma de evitar que esto ocurra es reducir las emisiones globales de dióxido de carbono en un 45%, y que estas se conviertan en cero emisiones en el año 2050, para que el calentamiento no supere el aumento de 1,5 grados centígrados.

¿Cómo se puede lograr esta reducción de emisiones?

El 95% de la población del planeta respira aire contaminado

Para conseguir que las emisiones de dióxido de carbono se reduzcan serían necesarios cambios en la industria, los transportes, las ciudades y sus edificios y en la energía que utilizamos.

“La ventana para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados C se está cerrando rápidamente y las promesas de emisiones actuales hechas por los signatarios del Acuerdo de París no nos suman a la consecución de ese objetivo”, ha expresado King.

Aunque ahora mismo la temperatura se coloca en un grado centígrado por encima de la barrera que supone el cambio climático, ya se han comenzado a dar los primeros efectos de este aumento. El nivel del mar ha aumentado, el hielo del Ártico ha disminuido y los climas son más extremos en el planeta.

Es decir, aunque consiguiéramos el propósito de reducir las emisiones para el año 2030, igualmente las consecuencias serán considerables.

Ya se están produciendo fuertes sequías en muchas partes de la Tierra, así como lluvias extremas y los huracanes Harvey y Florencia que pasaron por Estados Unidos, son solo algunas de las consecuencias que se están dando por el cambio climático.

También los arrecifes de coral tienen expectativas desoladoras a causa de este desastre, y se calcula que tienen entre un 70 y un 90% de probabilidades de morir, incluso la Gran Barrera coral de Australia.

El cambio climático podría aumentar la mortalidad mundial por olas de calor

Así, los países que se encuentran en el hemisferio sur serán los que sufran las peores consecuencias según este informe, y experimentarán “mayores impactos en el crecimiento económico debido al cambio climático en caso de que aumente el calentamiento global”.

Pero es muy importante recalcar que cada pequeña décima que aumenta la temperatura global conlleva grandes riesgos en relación con los desastres naturales, por tanto es indispensable intentar que no aumente ni siquiera una mínima parte más.

“Cada bit adicional de calentamiento es importante, especialmente porque el calentamiento de 1.5 grados C o más aumenta el riesgo asociado con los cambios irreversibles o de larga duración, como la pérdida de algunos ecosistemas”, ha explicado el Copresidente de trabajo del IPCC Hans-Otto Pörtner.

Las predicciones si conseguimos que el aumento del calentamiento global sea de 1,5 grados centígrados en vez de 2 grados son muy significativas: los niveles del mar subirían 10 cm menos para el año 2.100, la probabilidad de que el océano Ártico no tenga hielo marino en verano sería de una vez por siglo en lugar de una vez por década, y los arrecifes de coral se reducirían entre un 70 y 90% como ya hemos dicho, en lugar de desaparecer por completo.

Por tanto, tan solo lograr que la temperatura global no aumente esas 0,5 décimas de grados centígrados ya supondría un gran cambio para el desastre natural que estamos causando a causa de la contaminación del planeta.

En el Acuerdo de Paris que firmaron 197 países en el año 2015, acordaron el objetivo de que las temperaturas aumentasen lo mínimo posible, y se expuso el propósito de intentar que el aumento sea de 1,5 grados centígrados como máximo para el año 2030, algo que requerirá aumentar los esfuerzos actuales ya que al ritmo de contaminación actual de los seres humanos ni siquiera se logrará este objetivo.

Vía | CNN

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández