Entretenimiento

10 curiosidades que seguro no sabías del Toro de Osborne

toro de osborne españa
Escrito por Redacción TICbeat

Que levante la mano quien no conozca al Toro de Osborne. ¿Nadie? Así es, el que muchos llaman ‘el toro de la carretera’ es el símbolo publicitario más popular en nuestro país; por algo ha sido reconocido judicialmente como un “símbolo integrado en el paisaje”. ¡Felices 60 años!

El Toro de Osborne cumple 60 años vigilando las carreteras españolas. Nació como la imagen publicitaria de una bebida alcohólica y terminó por convertirse en un símbolo patrio que en algunos lugares de España hasta se ha convertido en Bien de Interés Cultural.

¿Qué representa el Toro de Osborne?

El Toro de Osborne es la imagen más conocida del grupo empresarial Osborne.

La historia de Osborne se remonta a finales del siglo XVIII, cuando un joven comerciante inglés, de nombre Thomas Osborne Mann, llegó a tierras gaditanas para comercializar los vinos de la
zona. Pronto comenzó a hacer negocios en el Puerto de Santa María (Cádiz) y fue en esta localidad donde fundó su propia bodega que, más de 200 años después, se convertiría en un gran grupo empresarial de fama y reconocimiento internacional.

¿Cómo de popular es la marca España a nivel mundial?

Bodegas Osborne es la división del Grupo dedicada a la producción y comercialización de vinos, elaborados en España y Portugal. Su símbolo es el icónico toro, pero no lo fue siempre. En realidad, el archiconocido Toro de Osborne nació como imagen del brandy Veterano y fue en 2009 cuando la empresa presentó su nueva identidad corporativa en la que la cabeza del toro se integra dentro de la ‘O’ de Osborne.

Toro Osborne

1957. El Toro de Osborne se convierte en el Toro de la Carretera

Fue en 1956 cuando los responsables de Bodegas Osborne decidieron que ellos también necesitaban una imagen reconocible para su brandy Veterano. Y digo también porque por aquél entonces Tío Pepe ya llevaba años con su mítica botella con chaquetilla y sombrero andaluz (esta data de 1935).

La agencia de publicidad Azor fue la encargada de buscar una imagen para el grupo y el dibujante Manuel Prieto el encargado de darle forma. Su propuesta: la silueta de un toro bravo desafiante, como signo de la cultura mediterránea con ascendencias mitológicas e históricas. Dicen que los entonces responsables de Osborne fueron reticentes en un principio, pero terminaron aprobando el diseño y el toro apareció en etiquetas, cartelerías y luminosos… y en las carreteras.

El primer Toro de la Carretera data de 1957; se colocó en el km.55 de la carretera N-I (la que une Madrid y Burgos), a su la altura de la localidad de Cabanillas de la Sierra (Madrid).

Toro de Osborne

1962. El Toro crece… y mucho

Los primeros Toros de Osborne lucían la marca Brandy Veterano en letras blancas, estaban fabricados en madera y medían cuatro metros de alto. Desde 1957 y hasta 1960 se instalaron más de 500 toros en toda la geografía española.

En 1962, el entonces director general de carreteras se puso en contacto con Osborne. “Tienen que alejar ustedes el toro de las carreteras”, dijo a José Antonio Osborne, director de comunicación de las bodegas. Lo hicieron pero aprovecharon para introducir dos cambios: los toros dejaron de ser de madera (las inclemencias meteorológicas habían demostrado su escasa resistencia) y crecieron hasta llegar a los 14 metros de alto. Los nuevos toros, los que todavía hoy sobreviven en nuestras carreteras, se sujetan con 70 planchas y 10.000 tornillos, pesan 5.000 kilos y miden lo mismo que un edificio de cuatro plantas.

1988. Se prohíbe la publicidad en las carreteras

1988 marca otro hito en la historia del Toro de Osborne. Ese año se aprobó la Ley General de Carreteras que ordenaba la eliminación de cualquier elemento publicitario “fuera de los tramos urbanos de las carreteras estatales”. La nueva norma decía que no se podía poner publicad a menos de 150 metros de la carretera para evitar que los anuncios se convirtieran en una distracción para los conductores.

Osborne volvió a salir airoso de esta lance. Para sortear le ley sin saltársela,eliminaron del lomo del toro el nombre de su brandy y dejaron únicamente la silueta negra. Para entonces, el toro era tan conocido que no necesitaba lucir nombre alguno.

1994. Ordenan la retirada de El Toro de la Carretera

La jugada de Bodegas Osborne libró los medio millón de toros que lucían a pie de carretera de la quema, pero la tranquilidad duró solo unos años.

En 1994 el Gobierno, a través del Reglamento General de Carreteras, ordenó la retirada de todos los todos los Toros de Osborne. El clamor popular que consideraba la silueta del astado como un símbolo nacional no tardó en hacerse oír hasta el punto de que tres años más tarde, el Tribunal Supremo dictó sentencia a favor de su permanencia, asegurando que “El Toro de Osborne ha superado su inicial sentido publicitario y se ha integrado en el paisaje como un elemento de ambientación ajeno al mensaje propagandístico de una marca”.

¿Cuántos Toros de Osborne sobreviven en las carreteras?

Del medio millar de toros que Osborne repartió por las carreteras españolas sobreviven 94.

En Cádiz, Alicante, Sevilla y Asturias es donde concentran más Toros de Osborne. En cambio no hay ni uno en Ávila, Cantabria, Gerona, Gipuzkoa, Huelva, Murcia, Palencia, Tarragona o Teruel.

También hay fuera de nuestras fronteras: alrededor de 60 toros lucen por las carreteras de México y en Copenhague se instaló uno en el Superkilen Park que pretende promover la diversidad cultural.

Protagonista de película

Entre los muchos nombres y rostros que abogaron por preservar los Toros de Osborne de nuestra carreteras destaca la figura de Bigas Luna. Dicen que el director de cine estuvo a punto de comprar varios ejemplares para evitar que se perdieran.

Tal era su pasión por el símbolo de Osborne que lo hizo coprotagonista de una de las escenas más famosas del cine español: la secuencia en la que Penélope Cruz y Javier Bardem dan rienda suelta a su pasión en Jamón, Jamón. También aparece en el cartel de la película.

Toro Osborne

Las malas lenguas dicen que, como recuerdo, se llevó uno de los testículos del astado.

De símbolo de una marca a marca de muchos productos

A principios de 2009, Osborne comienza a comercializar su célebre Toro a través de licencias con empresas homologadas. Ropa, complementos, cascos de moto, bisutería, relojes…, los productos disponibles no paran de crecer e, incluso, se llega a un acuerdo con la Real Federación Española de Tenis por el cual la línea de ropa Toro Sport se convierte en la equipación oficial de jugadores y cuerpo técnico para la Copa Davis.

Otro ejemplo: la colección Marea Roja, junto a la firma del Grupo Cortefiel, Springfield, compuesta de polos y camisetas diseñados para apoyar a la selección española de fútbol en el Mundial de Sudáfrica. El Toro dio suerte al equipo, que consiguió su primera Copa del Mundo.

Dos años después, Osborne da un paso más y abre las primeras tiendas físicas donde se pueden comprar todos los productos.

Tan querido como ‘odiado’

 Buena parte de los 94 toros que sobrevivieron gracias al indulto, como los de Andalucía, están protegidos por su interés paisajístico y cultural. Algunos son ya hastaBien de Interés Cultural. Sin embargo, eso no les libra de sufrir alteraciones.

El toro de Casar de Cáceres amaneció el 20 de mayo de 2005 con manchas blancas y con los testículos pintados de rosa. Era una acción de protesta y de transformación artística del pintor cacereño Javier Figueredo. Su idea era llamar la atención para que Extremadura y Cáceres fuese designada Capital Cultural Europea en 2016. La Guardia Civil lo detuvo y fue condenado a cumplir dos días de arresto domiciliario.

También ha sido customizado por artistas de renombre. En 1983, fue decorado por el artista norteamericano Keith Haring; en 1996, fue el anfitrión de la Feria de Arte Contemporáneo ARCO; en 2000, recibió el premio LAUS; en 2003, los socios del Fomento de las Artes Decorativas lo escogieron como el diseño más representativo del siglo XX; y en 2007 fue decorado por 50 personalidades internacionales con motivo de su 50 aniversario.

Además, es pieza esencial de todas las retrospectivas dedicadas al diseño gráfico español.

Una exposición para celebrar su 60 aniversario

Con motivo de su 60 cumpleaños, la Fundación Osborne rinde homenaje al Toro de la Carretera con la exposición Toro Gallery.

En un amplio espacio de más de 1.800 metros cuadrados, se intercalan obras de arte, fotografías, vídeos y piezas que por primera vez se van a mostrar al público. Es el caso una carta manuscrita de Washington Irving, en la que solicita a las bodegas “seis u ocho barriles de su vino oscuro y dulce… El mejor de su bodega para comenzar a presentarlo a clientes potenciales de Norteamérica”. También se exhibe la guitarra eléctrica fabricada por Gibson Brands, elaborada artesanalmente a partir de las duelas de una bota de vino de Osborne.

Toro Gallery

Además de estas piezas únicas, la exposición reúne obras de grandes autores del siglo XX, que tienen en el Toro de Osborne su fuente de inspiración. Creaciones de Salvador Dalí, fotografías capturadas por la cámara de Annie Lebovitz, Richard Avedon y Helmut Newton, o diseños de Keith Haring, entre otros artistas, también se podrán contemplar en las bodegas gaditanas.

Para completar este proyecto también se exhiben toros personalizados por importantes personajes, como Ferran Adrià, Pedro Subijana, Antonio Banderas, Ágatha Ruiz de la Prada, la Baronesa Thyssen o Victorio & Lucchino. Una vez visitada la exposición, la bodega ofrece una degustación de los vinos del marco de Jerez.

Fuente: AutoBild.es

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.