Entretenimiento

10 cosas comunes que no sirven para lo que tú piensas

zapatillas
Escrito por Eduardo Álvarez

La parte azul de la goma, el pequeño bolsillo de tus pantalones vaqueros y otros inventos tienen una utilidad que no imaginas y que te resultará sorprendente.

A lo largo de la historia de la humanidad se han producido muchos inventos más o menos curiosos, más o menos útiles. Algunos de ellos permanecen de una forma u otra, incluso de forma totalmente desconocida para el gran público, que los incorpora a su vida cotidiana sin saber exactamente para qué sirven.

Algunos de los más útiles en su día han perdido todo el sentido con el paso del tiempo, aunque ahí están. Incluso puede que hayan dado lugar a leyendas urbanas sobre cómo funcionan o para qué sirven exactamente. En cualquier caso, hemos seleccionado los diez más curiosos, esos que sirven para algo totalmente distinto a lo que tú piensas.

1. El agujero en la cuchara para espaguetis

Si eres de buen comer, seguramente eres capaz de zamparte una buena ración de pasta en una sentada. Tienes calculado ya a ojo cuántos espaguetis debes echar en la olla pero ¿y si hay más gente? Para eso está el agujero en la cuchara que utilizas para remover la pasta.

Se trata de una buena forma de calcular cuánta pasta es necesaria para cada comensal. Los espaguetis que quepan en el agujero equivalen a una ración.

2. El agujero del capuchón de los bolis BIC

Los capuchones de los bolis BIC -e imitaciones- tienen un característico agujero en la parte superior. No sirve para hacer una traqueotomía, como mucha gente puede pensar, sino para algo distinto, aunque también relacionado con la salud.

Cuando un objeto se atasca en la traqueta, la membrana comienza a absorberlo. Gracias a este agujero, es imposible que dicha membrana lo oculte y cause un daño permanente a tu cuerpo.

3. Los botones horizontales en las camisas

Si llevas puesta una camisa, fíjate en una cosa: la mayoría de los orificios para abotonarla son verticales, pues es mucho más fácil abotonarla así. No obstante, hay dos que son horizontales: el primero y el último.

¿Por qué? Fácil: este curioso invento sirve para evitar que estos dos botones salten con facilidad. Son los que están sometidos a mayor presión, tanto por el cuello como por la barriga, de ahí la necesidad de hacerlos más resistentes.

4. El agujero en la ventana del avión

Los aviones tienen doble cristal en sus ventanas, extradamente resistentes además. Sin embargo, no son totalmente planos en ambos casos, sino que el que da a la parte interior del avión tiene un pequeño orificio.

Su utilidad es ni más ni menos compensar la presión entre la cabina y el espacio que hay entre ambos cristales. De lo contrario uno de ellos podría romperse y causar auténticos problemas.

5. El botón trasero del cuello de las camisas

Esta curiosidad ha desaparecido ya de muchas camisas, en particular de las más casual, pero sigue presente en las que se utilizan en vestimentas más formales.

Su principal objetivo es facilitar el proceso de anudar una corbate. Se mete por dentro del cuello y se cierra dicho botón, haciendo imposible que la corbata se desvíe o se salga mientras haces el nudo.

Fuente: Stylefellow.com

6. El agujero superior de las zapatillas

Muy poca gente se anuda correctamente las zapatillas, ya que la mayoría de las personas ignora el último de los agujeros a la hora de atarse los cordones. Está ahí con un motivo concreto y es muy útil.

Sirve para fijar mejor las zapatillas, inmovilizándolas por completo en torno a los tobillos. Esto hace que sea mucho más seguro para la articulación, particularmente al practicar deporte.

7. Los agujeros de las zapatillas estilo All Star Converse

All Star Converse es una marca comercial de las más imitadas de la historia. Por eso se ha popularizado su diseño entre varias marcas que nada tienen que ver con la original. De esta forma se ha extendido la utilización de los dos agujeros que lucen en su zona inferior.

¿Para qué siven? No es algo totalmente sorprendente, pues su finalidad es permitir la transpiración y ventilación del interior de las zapatillas.

8. El cilindro del cargador de tu portátil

Absolutamente todos los cargadores de portátiles del mundo presentan una especie de cilindro en alguna parte del cable. Su objetivo es eliminar el llamado ruido de alta frecuencia de los circuitos electrónicos.

Sin él, quizás tú no notarías la diferencia, pero sí algunos de los animales que te rodean.

9. El bolsillo del interior del bolsillo en pantalones

Si tienes unos pantalones vaqueros, habrás notado que tiene más bolsillos de los que utilizas. En concreto hay uno de minúsculo tamaño dentro de uno de los dos bolsillos delanteros. No sirve para meter monedas sueltas, aunque también, sino para guardar otro objeto que ya no está de moda.

Es un bolsillo para el reloj de bolsillo. Tenía sentido en el siglo XIX, cuando se inventaron los pantalones vaqueros, pero no ahora. Sin embargo, se ha mantenido en el diseño.

10. La parte azul de la goma de borrar

Aunque la creencia popular es que esta parte de las gomas de borrar sirve para borrar lo escrito con bolígrafo, no es verdad. En realidad está para eliminar lo que has escrito a lápiz en hojas gruesas, de esas que ya no se utilizan. En dichos folios era habitual que quedasen restos de grafito incluso después de borrar a conciencia.

Actualmente no tiene demasiada utilidad, pero ahí siguen.

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez