Cloud

Ventajas y retos del ‘cloud hosting’, según Gigas

cloud-hosting
Escrito por Esther Macías

¿Qué es el ‘cloud hosting’? ¿Qué ventajas aporta a las compañías? ¿A qué riesgos temen las organizaciones al abordar este modelo? José Antonio Arribas, director de Operaciones y cofundador de Gigas, respondió a estos aspectos en el último foro tecnológico Aslan

¿Qué es el cloud hosting? ¿Qué ventajas aporta a las compañías? ¿A qué riesgos temen las organizaciones al abordar este tipo de proyectos? Estas son algunas preguntas que José Antonio Arribas, experto en esta temática y director de Operaciones y cofundador de la empresa Gigas, trató de responder en el último foro tecnológico organizado por Aslan hace unos días en Madrid, un evento centrado en virtualización y centros de datos definidos por software.

“Las empresas necesitan tener infraestructura de forma ágil y en tiempo real, y ello en un momento de recursos limitados como es el actual”, espetó Arribas al comienzo de su charla. Ante este escenario, explicó, hace ya unos años comenzó a extenderse en el mercado el llamado cloud hosting: “Se trata de una evolución en la forma de suministrar las TI. Si en el pasado los clientes tenían que comprar hierro ahora optan por una solución que ofrece un entorno de TI centralizado en modalidad de servicio. Eso es precisamente lo que facilitamos en Gigas: que las empresas puedan tener un data center en la nube”. 

José Antonio Arribas, director de Operaciones y cofundador de Gigas.

José Antonio Arribas, director de Operaciones y cofundador de Gigas.

Principales ventajas

Entre las ventajas del cloud hosting se encuentran, principalmente, según el experto, una mayor flexibilidad a la hora de gestionar la infraestructura, una disminución de los costes, una mayor agilidad, lo que “hace que la tecnología deje de ser un mal menor” y una alta disponibilidad del servicio.

Para Arribas, esta modalidad en la nube marca un “antes y un después” en la forma tradicional de implantar las TI: “Si antes el cliente tenía que invertir 12 semanas para tener un centro de datos, hoy puede montar toda la infraestructura en la nube en solo 12 minutos y sin haber realizado una inversión inicial. Y todo en tiempo real y de forma muy sencilla, a través de un panel de control”.

Si antes el cliente tenía que invertir 12 semanas para tener un centro de datos, hoy puede montar toda la infraestructura en la nube en solo 12 minutos”, dice Arribas

Además, este modelo no solo conlleva la posibilidad de tener servidores en la nube: “En Gigas, por ejemplo, facilitamos a las empresas el despliegue de todo un pool de recursos (memoria, almacenamiento, CPV…), y sobre estos se implanta una solución integral de data center, no solo una plataforma de virtualización”.

Los riesgos más temidos

Ante un cambio de modelo de suministro de las TI de tal calado, es normal que las empresas muestren ciertas reticencias y temas los posibles riesgos que este paso puede conllevar, pero, según Arribas, son miedos de los usuarios más que riesgos reales. Uno de ellos es la pérdida de control sobre la infraestructura ya que la empresa deja de tener un acceso físico a las máquinas, pues la gestión es virtual. “Éste es un riesgo que no existe pues el panel de control mediante el que se gestiona el centro de datos en la nube permite al cliente hacer todas las acciones que podría llevar a cabo si el centro de datos fuera físico; es decir, nunca pierde el control sobre sus máquinas”.

Otra de las barreras que frenan la adopción de cloud es el miedo de los usuarios al no saber dónde está su información. “Tampoco hay que temer a este aspecto –indicó Arribas–. Por ejemplo, en Gigas el cliente puede elegir dónde quiere tener la información”. Y en cuanto al miedo de que la disponibilidad y el rendimiento no sean los adecuados “éste tampoco debe de ser tal ya que los niveles de SLA (acuerdos de nivel de servicio) son muy elevados”.

Por último, en cuanto al gran escollo al dar el salto a la nube por parte de muchas empresas, la seguridad, el portavoz recordó que las medidas de seguridad y los recursos que ofrecen las empresas de cloud hosting son mucho más sólidos que los que el cliente tiene ‘en casa’.

En el caso de Gigas, además, Arribas se refirió a una funcionalidad que ha lanzado la empresa recientemente y que se llama Teletransportación porque lo que permite es mover data centers entre distintos CPD físicos sin tener que reiniciar la máquina y en poco tiempo.

Casos de uso del ‘cloud hosting’

Para finalizar, Arribas abordó en su ponencia los casos de uso más frecuentes para los que se emplea el cloud hosting. “El primero es para los entornos de desarrollo. Muchos clientes han visto cómo gracias a la nube pueden crear entornos de desarrollo de forma rápida y a bajo coste, sin tener que comprar infraestructura para iniciativas que pueden durar poco tiempo”, afirmó.

Otro caso de uso lo conforman las soluciones de respaldo y almacenamiento,  de modo que complementen al CPD físico. También se emplea este modelo para casos de estacionalidad, es decir, para facilitar a las empresas seguir dando servicio incluso cuando la demanda por parte de sus clientes asciende en momentos puntuales (por ejemplo, hay empresas que en determinados periodos multiplican por 10 el acceso que tienen en su web por parte de sus clientes).

Además, el cloud hosting es perfecto para soluciones que requieran hacer pruebas de desarrollo de aplicaciones: “Por ejemplo, se puede poner al equipo de desarrollo a trabajar en un momento determinado a trabajar en 20 servidores virtuales y luego finalizar el proceso sin haber tenido que adquirir nueva infraestructura”.

El arranque de proyectos es, por último, otro caso de uso muy extendido. “Cloud facilita una velocidad inusitada en este aspecto. Siempre digo que la velocidad de poner en marcha un centro de datos en la nube de cara a un nuevo proyecto va en función de lo que el cliente tarde en introducir su número de tarjeta de crédito”, concluyó Arribas.

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.