Cloud

La transformación del puesto de trabajo gracias a la nube

cloud-computing (1)

“El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento”. Esta frase de Victor Pauchet, uno de los médicos más importantes de la historia, bien podría aplicarse hoy para describir la extraordinaria transformación que han vivido los puestos de trabajo gracias a la tecnología, concretamente debido a tendencias como el BYOD (Bring Your Own Device) o el cloud computing.

Precisamente es en este segundo aspecto en el que los puestos de trabajo han experimentado los cambios con mayor influencia en el día a día de los empleados… y en las cuentas de las compañías. No en vano, la nube ha dotado de una flexibilidad, seguridad y comodidad hasta ahora inimaginable en este campo; uno de los terrenos en que asimismo se puede ahorrar sin disminuir la productividad (más bien, todo lo contrario) dentro de las organizaciones.

Las cifras corroboran esta teoría: según Gartner, pasar de una compleja red de PC individuales a los escritorios en el cloud puede llegar a suponer un ahorro de entre el 18 y el 35% de los gastos totales asociados a la infraestructura TIC del puesto de trabajo. Mientras, el empleado vive la misma experiencia que en su ordenador de toda la vida, pero ahora podrá acceder a todos sus documentos y programas desde cualquier dispositivo y desde cualquier lugar, siempre actualizado, disponible y sincronizados.

¿Cómo es un puesto de trabajo en la nube?

Con puesto de trabajo entendemos el hardware y software que un trabajador utiliza para sus funciones diarias. Hasta hace una década, solía asociarse únicamente al ordenador, la intranet corporativa y las aplicaciones que necesitara en sus quehaceres, pero la irrupción de la movilidad en el entorno empresarial ha obligado a que se incluyan en esta definición también teléfonos móviles, tablets, portátiles y los PC que los empleados tengan en sus casas.

blog-cloud-computing1

Así pues, la mejor solución para que los usuarios puedan disponer de todo lo necesario para trabajar en el lugar que precisen es la nube. De esta forma, el escritorio de toda la vida, el instalado en el disco duro del ordenador, pasa a estar alojado en un servidor externo, virtualizado y entregado a los trabajadores a través de Internet, justo cuando lo necesitan. Gracias a estos desktop-cloud, los trabajadores pueden trabajar desde su casa, desde una obra o desde el hotel en que estén alojados en su viaje de negocios.

Simplicidad y seguridad para las empresas

Para las empresas, migrar el escritorio de los trabajadores a la nube tiene innumerables ventajas. Más allá del ahorro económico que ya hemos mencionado, el cloud PC permite trasladar los requerimientos de potencia de miles y miles de ordenadores individuales al centro de datos, mucho más sencillo de controlar y monitorizar.

Dicho de otro modo: se acabaron los informáticos que pierden horas y horas actualizando los programas y resolviendo los problemas de cada usuario de la empresa. Las amenazas de seguridad, además, se pueden afrontar de una forma mucho más uniforme, implantando los protocolos y medidas de manera inmediata a todos los equipos.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.