Cloud

La nube en la era de las apps

Apps aplicaciones nube cloud computingAunque son una tecnología relativamente nueva, las herramientas de la nube se han ido adoptando en la Red y han estimulado la innovación al coincidir con la proliferación de los dispositivos móviles como smartphones y tabletas. El futuro está en las ‘aplicaciones omnipresentes’, que no estén atadas a un dispositivo, sino a un usuario.

Estas ‘apps omnipresentes’ estarán disponibles en todas las plataformas del usuario, sin importar su sistema operativo. Es decir, no tendremos que acudir al software, sino que éste vendrá a nosotros.

El cambio en la forma de entender el software ocurrirá a medida que pasemos de trabajar de forma local y con un escritorio a hacerlo en la nube y con aplicaciones. La tendencia hacia el trabajo con el cloud computing hará que el software con el que interactuemos esté personalizado para nuestras necesidades, independientemente de dónde nos encontremos.

Es decir, si esta tendencia continúa, un usuario podría, por ejemplo, abrir una aplicación en su tableta, guardar sus progresos, volver a abrirla en su ordenador y, finalmente, consultarla desde su smartphone, aunque éstos utilicen diferentes sistemas operativos.

Además, con el tiempo, las aplicaciones cubrirán todas las necesidades que se nos puedan ocurrir. Aunque éstas sólo afecten a una cantidad limitada de personas, es probable que alguien apueste por resolver el problema mediante una app. Actualmente hay más de 425.000 aplicaciones para dispositivos iOS y se espera que en 2015 se descarguen 182.700 millones de estos programas al año, sumando todas las plataformas.

Con estos datos, es difícil imaginar un campo que vaya a quedarse sin aplicaciones para ayudar a los usuarios a resolver sus problemas.

Por otro lado, la interoperabilidad entre dispositivos tampoco está tan lejana. Ya hay aplicaciones que permiten adaptar aplicaciones desarrolladas en una plataforma a otras y compañías como Netflix se utilizan en más de 400 dispositivos, entre ordenadores, tabletas, smartphones y televisores.

Además, apenas hay barreras para entrar en este mercado, por lo que se pueden concentrar los esfuerzos en construir un gran producto o en proporcionar una gran experiencia al usuario (o ambas), que es lo que finalmente hará que la gente se decante por una aplicación.

Imagen: akakumo, en Flickr.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.