Cloud

Microsoft OneDrive toma la ofensiva contra Box, Dropbox y Google Drive

Comparamos las prestaciones de los tres servidores de almacenamiento en la nube más populares

Microsoft ofrecerá hasta tres años gratis de su servicio de almacenamiento cloud OneDrive a aquellas empresas que abandonen sus contratos con Dropbox, Box y Google Drive.

Microsoft OneDrive, la alternativa de almacenamiento en la nube del gigante de Redmond, siempre ha vivido bajo la enorme sombra que proyectan los dos grandes líderes de este segmento (Dropbox y Box), e incluso de la de su más inmediato competidor en la arena cloud, Google Drive. Una situación que, en plena estrategia ‘cloud first’ de Satya Nadella, no podía dejarse pasar por alto.

Quizás por ello Microsoft ha puesto en marcha la ofensiva más agresiva que se recuerda en el terreno del almacenamiento cloud. Tanto es así que su plataforma OneDrive será totalmente gratuita para los clientes empresariales que abandonen a sus rivales por el mismo período que tuvieran contratado todavía con ellos.

Dropbox llegará a los parqués en el primer semestre de 2018

Este movimiento, una compensación por las posibles penalizaciones que sufren las empresas al romper un contrato de servicio antes de su finalización, se extenderá desde hoy hasta el 30 de junio y solo está pensado para entidades de al menos de 500 empleados. Hasta esa fecha podrán las organizaciones que lo deseen dar el salto al entorno Microsoft de forma gratuita, con un plazo máximo de esta suerte de período de gracia de tres años.

¿Por qué ahora?

Pero existe otra lectura que va más allá de la campaña promocional, y que no es otra que la estrategia subyacente de Microsoft para captar nuevos consumidores. Una vez centrado el tiro en el segmento B2B por encima del de consumo, ahora el reto es garantizar un modelo de negocio sostenible en el tiempo. Y, para ello, los tradicionales costes por licenciamiento desde la instalación o puesta en marcha no tienen tanto sentido (como se demostró con Windows 10) como una apuesta en el tiempo que renuncie a un cobro inicial a cambio de garantizar su fidelidad futura.

No en vano, podemos hilar más fino con la apuesta de Microsoft en tanto que, para estas empresas con Windows 10, Office y ahora OneDrive, el paso natural a la hora de hacer desarrollos que tengan que convivir con estos entornos tendrá el sello de Redmond. O, dicho de otro modo, se trata de cerrar el círculo, desde patas elementales como el almacenamiento cloud, para ofrecer luego servicios de mayor valor añadido (y mayor margen de beneficios) como Azure.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016 y 2017.