Cloud

Microsoft, interesada en el proveedor de seguridad ‘cloud’ Adallom

A Microsoft solo lo salvará una “next big thing”

Satya Nadella, CEO de Microsoft, ha defendido desde un principio la necesidad de evolucionar desde una compañía tradicional de software para PC a otra más centrada en la nube, la movilidad y los servicios. Es con esta estrategia en la que Microsoft ha acabado con algo tan suyo como las licencias de Windows y es dentro de ella en la que se enmarca su apuesta por la seguridad como un servicio de valor añadido al resto de sus productos.

En esta línea, los de Redmond adquirieron a finales del pasado año Aorato, un proveedor especializado en infraestructuras de seguridad y servicios de aprendizaje automatizado. Ahora, según informa el portal israelí Calcalist, Microsoft estaría pensándose desembolsar unos 320 millones de dólares a cambio de hacerse con Adallom, otra compañía que ofrece herramientas de seguridad y recopilación de datos en entornos corporativos.

¿Qué es Adallom?

Adallom es un proveedor de seguridad con sede en Palo Alto (California) y que fue fundada en 2012 por antiguos espías del Cuerpo de Inteligencia Israelí. Está especializada en herramientas de seguridad backend que permiten recopilar datos de uso y detectar cualquier actividad sospechosa.

Entre sus clientes, según detallan en su propia web, se encuentran grandes compañías tanto norteamericanas (como HP) como europeas (SAP), así como algunas de las empresas digitales de más éxito en la actualidad (Netflix)

¿Cómo ayuda Adallom a Microsoft?

Aunque por el momento no hay ningún comentario oficial desde Microsoft o Adallom, lo cierto es que es fácil prever la aplicación de la tecnología de esta última en los servicios y productos de la primera.

office365

En este sentido, las aplicaciones de Adallom pueden ayudar a proteger los servicios online de Microsoft como Office 365 y Yammer, detectando anomalías en los patrones de uso de estos servicios y bloqueando los accesos sospechosos al servicio.

Compra en un momento delicado para la empresa

Este movimiento de Microsoft, aunque de poco valor monetario para las cifras que normalmente se barajan en este tipo de adquisiciones, se produce en un momento un tanto delicado para la empresa. No en vano, este mismo mes Microsoft anunció el despido de 7.800 empleados, 2.300 de ellos provenientes de la sede de la antigua Nokia en Finlandia.

Estos nuevos despidos se suman a los 18.000 que la compañía anunció el pasado año también para reestructurar el negocio móvil adquirido a la empresa finlandesa, por la que pagó 7.200 millones de dólares.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.