Cloud

Intel refuerza su apuesta por Openstack con una nueva inversión millonaria en Mirantis

inversion-cloud-dinero
Escrito por Esther Macías

Mirantis está en racha. La ‘startup’ ha vuelto a recibir otros 100 millones de dólares en una ronda de financiación liderada esta vez por Intel Capital. Analizamos el porqué de esta inyección millonaria.

Mirantis está en racha. La startup ha vuelto a recibir otros 100 millones de dólares en una ronda de financiación liderada esta vez por Intel Capital, el brazo de capital riesgo de la compañía tecnológica, y en la que también han participado como inversores Goldman Sachs, August Capital, Insight Venture Partners, Ericsson (empresa que es también cliente), Sapphire Ventures y WestSummit Capital.

La operación llega apenas 10 meses después de que Mirantis recibiera el mismo montante por parte de otros inversores entre los que también estaba el fabricante de microprocesadores (que ya había destinado dinero en 2010 a esta startup). Con esta ronda y las inyecciones anteriores, la empresa ya atesora una inversión de 220 millones de dólares, lo que supone un fuerte espaldarazo a su propuesta de servicios basados en Openstack, un sistema operativo abierto para cloud que compite con las plataformas de nube pública de Amazon (Web Services), Google y Microsoft y que fue creado por Rackspace y la NASA en 2010. Una plataforma de rápido crecimiento sobre la que, por otro lado, también han construido sus propuestas cloud otros jugadores de peso del mercado tecnológico como Dell, HP, IBM, Red Hat y Oracle, entre otros.

 

Las razones de la inversión de Intel en Mirantis

Para Mirantis, desde luego, está claro el beneficio que esta millonaria inversión trae consigo, pues le permitirá una escalada mucho más rápida en el mercado, aunque lo que toda la industria tecnológica se pregunta ahora es: ¿qué supone para Intel?

Además de la inyección económica, esta iniciativa conlleva un compromiso por parte del fabricante de microprocesadores de impulsar Openstack en el mercado empresarial participando activamente en la propuesta de Mirantis. Una propuesta con la que entra a competir de lleno con socios tradicionales suyos como IBM, HP, Cisco, Oracle, Microsoft o Vmware (propiedad de EMC), todas empresas rivales de la startup en el panorama de cloud (muchas, de hecho, como es el caso de Cisco, IBM o EMC, han comprado recientemente startups también centradas en ofrecer servicios sobre Openstack).

¿Perjudicará esta estrategia a los partners tradicionales del gigante de los microprocesadores? Todo se andará. En todo caso, la llamada ‘coopetition’ (palabro que aúna los términos ‘cooperación’ y ‘competencia’) es más que habitual en el escenario tecnológico, así que no deberían sorprendernos demasiado estas estrategias a día de hoy.

Por otro lado, a Intel le interesa apoyar una propuesta cloud diferente que ayude a sus clientes a desplegar nubes sobre una plataforma abierta como es Openstack utilizando servidores que integren sus procesadores. No hay que olvidar, llegados a este punto, que las ofertas de cloud pública defendidas por Amazon, Google o Microsoft conllevan, a priori, una menor venta de hardware en el mercado (hardware cuyo uso las empresas finales alquilan a estos grandes jugadores cloud) o, al menos, una venta que implique menos beneficios para los proveedores de servidores (y, obviamente para Intel, el mayor fabricante de procesadores para estas máquinas), pues al ser enormes jugadores que compran a gran escala pueden apretar más la tuerca en precios a los fabricantes de las máquinas, algo que, obviamente no pueden hacer los clientes finales.

Y si hay un negocio que a Intel le interese proteger ése es el del centro de datos, en el que sigue manteniendo un sano negocio, como puso de manifiesto el informe de resultados del segundo trimestre del presente ejercicio. No en vano la caída del 14% sufrida por la división Client Computing Group (que aúna la venta de procesadores de PC, smartphones y tabletas) era contrarrestada precisamente por la unidad de Centros de Datos, que registró en dicho periodo un crecimiento del 10% frente al mismo trimestre del año anterior, alcanzando una facturación de 3.900 millones de dólares.

La de Mirantis no es, por otro lado, la primera inyección económica que el equipo de Intel realiza en una propuesta vinculada a una tecnología de código abierto. No hay que olvidar la inversión de 740 millones de dólares realizada en 2014 en Cloudera, startup estrella en el panorama de big data, cuyo negocio gira en torno a los servicios que brinda sobre el framework de software Hadoop.

 

Auge de Openstack

Más allá de las consecuencias y objetivos de Mirantis e Intel con esta inyección económica en particular lo que pone de manifiesto esta operación es que Openstack, la plataforma de código abierto para cloud creada por Rackspace y la NASA en 2010, se encuentra en un momento de crecimiento sin parangón. Sin ir más lejos, la firma de análisis Forrester publicaba en mayo un estudio en el que afirma que Openstack ya está posicionada para convertirse en la quinta propuesta de cloud pública más relevante del mercado, por detrás de Amazon Web Services, Azure (de Microsoft), Google y VMware.

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.