Cloud

El 10% del negocio de Atos en España en 2016 vendrá de ‘cloud’

inversion-cloud-dinero
Escrito por Esther Macías

Cloud computing se está convirtiendo en una línea de negocio cada vez más potente para las principales consultoras tecnológicas del sector. Éste es el caso de la multinacional de origen francés Atos, cuya división Canopy, centrada en ofrecer servicios en la nube, se ha presentado hoy en España.

Cloud computing se está convirtiendo en una línea de negocio cada vez más potente para las principales consultoras tecnológicas del sector. Éste es el caso de la multinacional de origen francés Atos, cuya división Canopy, centrada en ofrecer servicios en la nube, se ha presentado hoy en España.

Canopy nació en 2012 como una joint venture entre Atos, EMC y VMware muy centrada en potenciar cloud en el mercado europeo, pero hace unos seis meses desapareció como empresa para constituirse como la línea de negocio cloud de la consultora. Un negocio que la multinacional ha ido expandiendo, de mano de sus socios tecnológicos (que siguen siendo EMC y VMware) a todo el mundo.

“Aunque llevamos ya mucho tiempo ofreciendo nuestros servicios cloud en otros países europeos donde la nube está muy avanzada y eran grandes demandantes de este modelo como Reino Unido, Francia, Alemania y Holanda, hasta ahora no habíamos presentado oficialmente nuestra propuesta cloud en España por su evolución más lenta en este sentido. Pero cloud ya está en una situación más madura en este país, y por eso hemos lanzado Canopy aquí”, explica a TICbeat Antonio Villaverde, director de Ventas de Cloud de Atos Iberia.

Villaverde espera, de hecho, que el 10% del negocio de Atos en España en 2016 venga del negocio de servicios cloud. “La línea de negocio Canopy ha tenido una evolución importante y en 2014 ya facturó en todo el mundo 383 millones de euros, siendo los mercados más fuertes Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Holanda y Francia. Para 2016 esperamos alcanzar un montante de 700 millones de euros”.

 

Visión de ‘cloud’ como catalizador de la transformación digital

El modelo cloud, indica el portavoz, es uno de los principales catalizadores de la transformación digital de muchas empresas y un pilar estratégico para la propia Atos, que pivota su propuesta en torno al concepto de nube híbrida, que aúna lo mejor de la opción pública y la privada. “Según los datos que manejamos de distintas firmas de análisis y de los nuestros propios el 40% de las nubes serán híbridas dentro de tres años. Por eso estamos apostando por este concepto”, revela Villaverde.

Además de los Juegos Olímpicos de Río y Siemens, Atos ha implantado servicios cloud en muchas otras empresas. “En España también tenemos clientes de servicios en la nube, en el sector financiero y en el utilities, pero no podemos desvelar cuáles”, afirma el portavoz, que cree que este tipo de proyectos con la nube como catalizador serán especialmente bien acogidos en el sector público, “una vez que se lleven a cabo las elecciones”, en la industria, en el mundo financiero y en el energético.

En Atos son conscientes de la elevada competencia que existe en el terreno cloud. Los propios proveedores de tecnología ofrecen software, plataforma e infraestructura como servicio (Oracle o Microsoft, sin ir más lejos) y en el terreno de la consultoría Accenture e IBM son dos pesos pesados de esta industria, por no hablar de las propuestas de las empresas del nicho digital como es el caso de Amazon y Google. “Es indudable que muchas empresas y consultoras, como Accenture, se están intentando posicionar en este mercado. Frente a ellas nosotros no hemos realizado compras para reforzar este negocio. Nuestra aproximación a cloud está vinculada al ADN de Atos como integrador y proveedor de servicios gestionados. Subirse a la nube conlleva integrar aplicaciones legacy y críticas y nosotros tenemos amplia experiencia en este aspecto. Además, nuestra apuesta por ofrecer servicios cloud verticales también es clave en este sentido”, aclara.

Los servicios cloud de Atos se sustentan en tecnología EMC y Vmware, entre otras, y se ofrecen desde los más de 50 centros de datos que la compañía tiene en todo el mundo. “En España disponemos de cuatro centros de datos: uno en Madrid, otros en Barcelona, otro en Santander y otro en Canarias, este último más enfocado a supercomputación y big data”, señala Villaverde. Éste reconoce que el sector público valora que la información se encuentre en los centros ubicados en España aunque este es un aspecto que importa menos a las multinacionales. “De todas formas todos nuestros data centers cumplen las normas europeas que garantizan la protección de datos, así que no hay problema dónde se ubiquen estos”.

 

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.